domingo, 31 de agosto de 2008

compañeras de Ixquic


La danza desde "adentro" y el show



La danza es uno de mis recursos, parte de mi elemental lenguaje. Actualmente, me he alejado de la danza contemporánea por dificultades con los horarios de ensayo y aunque me duela, debo soltar lo que --ahora-- no soy capaz de asumir (snif.... snif!) Entonces me enfoco en la danza árabe. Hoy por ejemplo, (me nace la siguiente reflexión) me dispuse a crear nuevas coreografías. Inicié tres: un tribal, un saidi y un kaeleegi. Inmediatamente me di cuenta que esto implicará un trabajal que no se si finalmente sacaré medianamente bien. ¿porqué?


Porque la danza tiene una técnica que una debe respetar y cuidar (calidad), el movimiento debe ajustarse al compás musical, la interpretación debe reflejar el sentimiento que la música produce al sonar. Esto de rigor. El desafío que existe es el de reinvertarse: ¿cómo hago coreografías atractivas y diferentes a las que ya he hecho?


Observando por observar (incluyendome yo como observada) me doy cuenta que tendemos a valoran la dificultad en la ejecución en la danza, en parte debe ser así, trabajo de piso, giros etc. Pero una coreografía no es más valiosa sólo por eso. Un baile puede deslucirse si termina siendo una simple sucesión de momentos llamativos, no debe pasar en esta danza en la que no hay historias que contar como en el ballet. Además la gente debe disfrutar de la expresividad, vivencia dacística y estilo de la bailarina. Creo que es lo valioso porque una baila y.... se entrega.


En el caso del saidi (danza con bastón) elegí una canción diferente a lo que siempre he hecho y no sé como superar la anterior. Sólo tejí una frase y ahí la deje...en reposo para continuar otra noche de estas. Con el tribal avancé un tantito más, me sentía un tanto inspirada en los movimientos serpentinos mezclados con la danza contemporánea que al final algún lenguaje corporal brotó. También la dejé en reposo. Y el kaeleegi...bah! eso es una fiesta y coquetería interpretativa, me encanta esa música del golfo pérsico.


Mientras bailaba, una manada de cipotes entraban y salían de la casa con mi hija: vegigas con agua, palos, scooter, patines, máscara de hulk, ¡mi espada árabe!, etc. Es increíble la cantidad de cosas que ellos toman y sacan de la casa para jugar, por supuesto que la espada se las quité. La perrita también se les unió. Y a pesar de que el pelotón de criaturas felices me interrumpían, traté de seguir en lo mío.


Una niña se quedó imitándome, mi hija se enojó. Dice que le bajo a las amigas...mentira! ¿a quien no le gusta bailar? Y un par de niños le preguntan ¿Qué es lo que baila tu mamá? Ella, dice: está inventando, dejenlaaaaaaaá.

viernes, 29 de agosto de 2008

Sacando Demonios


Astor Piazzolla - ...


Esta semana me desconecté del ciberespacio. Simplemente --después de dos años de blogueo diario-- se me dio la gana... es que a veces me parece tan acertada esa imagen de la vida proyectada a través de una ruleta que gira y gira y si vos no te bajas de ella un instante .... te volvés rutina.
Dormí rico cada noche, vi noticias e hice tareas con un hada madrina que la vida me mandó (mi hija) para entretenerme y darme la oportunidad de amar... Una noche, saqué parte de mi tesoro musical: Astor Piazzolla, y esto porque sus cuerdas hacen eco en mi sangre, se me eriza la piel y hasta me quitan en sueño, me dan ganas de bailar mentalmente. También evocan recuerdos que no tengo ¿extraño? pues si. Fue un gustazo, deleitarme con don Astor. la la la...
Otra noche ¡por desgracia! me dio migraña. Llegué a la casa mal, tomé pastillas y nada. Las migrañas llegan y no hay salida. Mientras maldecía al mundo acostada en mi cama, por ese dolor agudo, caí en la cuenta que todo este año no me había dado una y que he sido afortunada por eso (el año pasado si que sufrí). No entiendo porqué, las migrañas me dan justamente el día que mis óvulos fallecen y aparecen cual naturaleza muerta. buuuuu a las migrañas... y un mimo para mis ovucitos queridos.
Estando tan tranquila a mitad de semana, zaz! llama un sujeto. No sé como llamarle aquí...mmm "Vucub"...así lo llamaré. Pues fui novia de Vucub cinco años y corté con él hace trece años, o sea lo conozco hace 18. Jamás voy a entender porqué insiste el volver si es obvio que no pasará jamás. Y con el tiempo aprendí que --para él-- el tiempo no pasa. Si cada año (lo resumo asì):
-aló
--hola
-hola
--¿vas a volver?
-no
Se que ni los queridos cronopios se atreven a ayudarme y quizá ni a creerme. Yo me pellizco cada vez que esto pasa, para verificar que no es pesadilla. Antes me angustiaba, me encolerizaba, me preguntaba sobre los karmas, acudí a un psicólogo... porque no es normal. Perdí la tolerancia hace años y ahora me quedé en blanco. Entonces, salgo a batear siempre: ¡no! y ya. ¿qué más puedo hacer?, además de envejecer con esta interminable novela.
A mi lo que me gusta es bailar, trabajar, leer, coser, cocinar, jugar con mi hija, dormir. ¿tiene algo de malo? nada de Vucub, migrañas ni tristeza. Ya habrá un momento para algo más, pero no con Vucub.
joder!
y hoy, se me dio la gana venir a balconear aquí.

domingo, 24 de agosto de 2008

Santa Ana ¡qué cálida gente!

El viernes participé junto a mi hija, mis sobrinas, mis compañeras y maestra de la Escuela de danza árabe en un show en el Teatro de Santa Ana. Muy acogedora ciudad, creo que habían mas de 600 personas. Estaba totalmente vendida la boletería, gente en las tres plantas del teatro. El público aplaudió, gritó, siguió la música con las palmas. Hasta se fue la luz y ante el percance encendían y mostraban las luces del celular...como luciérnagas solidarias.
También bailó Soren Barahona y su grupo. La gente le gritaba y mostraba cariño. Y claro el toque a cargo de Tombak, los músicos con los que el grupo Zamira´s trabaja y hace equipo. La gente fascinada con ellos también.

Esta es Ixbá, hizo un Gipsy (fusión árabe flamenco)Mi sobrina de 12 años, quien baila tribal con una exactitud increíble y una pose envidiable.
Esta es doña ixquic (al centro), reboleando el bastón (no se ve porque lo giro con velocidad...ejem.)
Y ellos son los percusionistas y músicos de Tombak, allí está todo el staf en su despedida.

Está demás felicitar a Marta Sonia, la directora y orientadora de este espectáculo. La escenografía estuvo apropiada, la difusión del evento ¡sin palabras!, la producción y todo el trabajo coreográfico de carpintería. El resto es responsabilidad de las ejecutantes.

Me regresé por la noche, con miedo, pero vaya....muy contenta de la calidez del lugar.

Se cae el velo de la comodidad

¡Bienvenida Ixquic! al club de las madres desesperadas.

f. la mujer que sos.

pd. te dejo una canción:

telenovela el clon...


*******

Extraño los domingos cuando salía a trotar, escuchaba música y me tomaba el tiempo para ensayar bailes individuales.

Extraño dormir relajada, sin escuchar a mi subconsciente: ¡levantate y levantá a la chiquilla!

Extraño tomarme un café en la mañana y leer --sin prisa-- el periódico.

Extraño leer blogs por la tarde y ponerme a escribir sobre temas que inquietan.

Extraño la energía anímica para contestar comentarios de algún visi....tante provocador en mi otro blog.

Extraño salir por la tarde del domingo con mi hija y buscar ¡postres y sorbetes!

También extraño hacer el típico ridiculín: ¡ay mis óvulos que joden!

Y Por la noche del domingo. Inicia mi angustia del lunes: "a ver mañana debo A y B o no se si C"

Hoy (desde el inicio hasta el fin) me la pasé en algo que no me pesa --a pesar de lo que extraño--, estudié cuatro materias con el tesoro que salió de mi cuerpo. Matemática sobre todo, ella a mano y yo con la calculadora comprobando resultados. Total, las mate son exactas. Al principio me despreció, luego aflojó. En la noche ya me amaba de nuevo. Estudiamos las otras materias y para terminar estamos armando una maqueta del sistema solar, con pocos recursos (me da hueva salir a buscar materiales), pero está quedando ¡divina!

Ganamos ambas, en el rendimiento (ufa que yo ya ni me acuerdo de un montón de bolados) y en la relación madre e hija. Lo último es lo que mas me importa.Lo demás podrá esperar.

Si mujer, sé que soy bienvenida!

miércoles, 20 de agosto de 2008

Whatever Lola Wants!

Siempre me gustó esta canción (he escuchado hasta una en mambo). Pero esta versión de Natasha Atlas es de lo mejor y es el soundtrack de la película con el mismo nombre en la que hay mucho de belly dance.

este es el trailer de la película:


Whatever Lola Wants! Lola gets!

No tan pior

Ultimamente me ha dado por hablar mucho en este blog, lo cual no es recomendable y lo sé. Pero no tengo otra salida de emergencia que esta. Aprovecho para escribir mientras mi tesoro baila, en un rato iré por ella o mi mamá la traerá. El teléfono seguro sonará para definir.

Fui al blog de Jc y vi unas adivinanzas que no sé acertar (malvado) y fui a otros blogs, prácticamente he dejado de navegar. Me topé con algunos que ya no están, otros los encuentro muy interesantes y por eso los cito. Lastima que no tenga más tiempo...

Ando muy sola, más bien me siento muy sola. De repente la vida se va complicando más y eso te hace ver con qué contas. Entonces reparo en mi entorno. Hay ausencias y presencias que implican ventajas y desventajas (y hasta desventuras). No estoy tan pior, pero eso de valer por dos me carga: en la mañana, en las tareas, en las quejas, en la comida, en las compras, en el descanso, en la matemática. Eso es lo novedoso de este año y es la primera vez que lo siento así.

Hasta me he ido olvidando de los óvulos, menstruaciones, amistades, celulares.

Digamos que he comenzado una nueva etapa y a pesar de eso la disfruto porque además ando haciendo vida, con las actividades que me gustan. Todo muy intenso, si, como el amor. Uno es feliz si hace lo que uno ama.

"Peor" no me queda.
"Mejor" tampoco

Intensamente rara.

martes, 19 de agosto de 2008

La Chiquita y mi mamá


Andan juntas siempre. Ixbá (nick de mi niña) ocupa algunas tardes en clases de ballet y es la abuelita quien se encarga de llevarla y esperarla en la escuela de danza, otros días la lleva a clases de belly dance y a veces se van a dar vueltas por ahí.
Son cómplices y ambas me sacan de quicio, a veces pelean y resulta que yo tengo la culpa. O se ponen de acuerdo y me bolsean haciéndome pagar sus ocurrencias. La gente las estima mucho. Para mí ambas son raras, las veo distintas y a la vez parecidas (en lo tramposas). Mi hija es demasiado sociable y mi madre también. Siempre debo cuidar que no filtren los detalles de mi vida. Yo vivo escondiéndome y ellas viven exponiéndome.
Hoy llegué a casa antes que ella y cuando la chiquita llegó de bailar en un ensayo, me pidió su cena. Andá servite vos, le dije. Y se enojó. Me dijo que era una grosería. Para variar me reí porque estoy segura que la palabra no la conoce. Así que me levanté y le serví su cena y la acompañé. Y como buena bateadora me dijo.
Mirá yo veo que la mamá de fulanito (un niño bailarín) están siempre en los ensayos con él y pensaba que conmigo siempre anda la abuelita verdá, o sea que quien más me apoya es ella, verdá?
(grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr! niña cipitía! siempre me batea)
No sé como explicarle ya que trabajo y que lejos de andar cómoda desligada de su actividad, me muero por andar con ella. Así que trataré de salir temprano de mi trabajo (hora en punto) y me iré a ver sus ensayos, como una dócil y sumisa madre de familia y al llegar le diré "niña cipitía, mamá siguanaba te ama" verdá?

Yo sé que a la abuela no le va a gustar, pues su vida es su nieta. Pero la demanda de mi presencia en las actividades de mi hija me sacó del carril y a la vez me reencarriló. Y que bueno tener una hija confianzuda y directa como la que tengo. (acabo de terminar de coser ese traje color crema y unas pulseritas para mi niñita)


lunes, 18 de agosto de 2008

Cuando el cuerpo es un volcàn

li

(Este post talvez es sólo entendible para mí)

Sàbado y domingo estuve en un seminario de danza pura egipcia, pensé que no tendría fuerzas para resistir puesto que la semana anterior estuve en ensayos en grupo e individual y participé en una presentación el viernes por la noche. Pero yo sé que el conocimiento, el esfuerzo y la preparación técnica --en una bailarina-- hace la diferencia.

Mi apariencia física me vale madre, los trajes también me valen (últimamente me los coso y decoro yo) pero lo que no me es indiferente es la forma en que una DEBE moverse, la limpieza en el fraseo, entendimiento de la estructura músical, y la interpretación. De ahí que es imperdonable, para quienes se toman en serio la danza, faltar a un seminario como el que estuve.

Este es el tercero que tomo. En el primero (el año pasado) dí vía. ¡literalmente! pero aprendí algunas cosas y otras no. Para comenzar me metí a una clase de crótalos y no aprendí nada, pero me motivó a tomarlos y hacer un esfuerzo con ellos. Y eso me pasó por lógica ya que para entonces jamás había prestado atención a la variedad de ritmos de las melodías árabes. En el segundo (marzo de este año) aprendí un poquitín de Saidi, la danza del bastón, con la que nos enamoramos (creo que ha sido mutuo), ponen la música y me siento en carnaval oriental. ya he contado sobre esta danza aquí.

En suma aprendí pasos en general y de traslado, interpretación escénica, postura, trabajo múscular, historia, chistes, etc. Y siempre termino con la sensación de haber aprendido muchiiiiiiiiiisimo y a la vez tengo la imagen de estar parada frente a un mar (el mar es todo lo que me falta aprender) y dispuesta a nadar.

Entendí que debo limpiar los hábitos que tengo de otras danzas. Yo bailo con an dehor (o como se escriba), es decir con la rodilla rotada hacia afuera y esto porque así lo aprendí del ballet y es algo que sucede involuntariamente. En la Danza Arabe, como en el contemporáneo se usa el paralelo, ni siquiera rota la cadera.

Esta vez ocurrió un milágro! aprendí a tocar el ritmo baladí en crótalos --dum dum takata dum dum takatá--, es increíble porque llevo un año intentándolo sin resultados y esta vez, me lo explicaron y salió de mis manos como si todo el tiempo hubiese estado allí. Claro, aún no lo toco perfecto..pero ahí está ya. Además toqué galop takatá-takatá-takatá y sencillos como taka-taka y ta-ka. Y no sólo eso lo hice bailando, girando. Cuando vine a mi casa, me llevé a mi niña a comprar pususas (no quería cocinar) y allí mientras esperábamos le enseñé. La condenada aprendió en 5 minutos lo que a mí me costó un año: el baladí. Y ahora no hay quien le ponga sociego con esas cosas (yo ya estoy sorda).

Aprendí una parte de coreografía con velo y en medio de eso, la maestra nos enseñó el manejo de la respiración y la expresión, limpió la técnica de velo y nos enseñó pasos que no son comunes, giros.

Para mi felicidad --que ya era mucha-- hicimos saidi: reboleo inverso, normal, traslado, giros. Mucha técnica (como el pulso en hombros, taloneo) muuuuuchos tips! (obviamente es lo que mas me gustó). también muchos tips para un drum solo, más que pasos nos explicó como la bailarina se inserta en la música y donde se hace shimis y donde se juega con el espacio. ¡genial! porque pasos uno se los pone.

Finalmente, hicimos coreografía egipcia y allí si hubo variedad de pasos y tips. Entonces, espero tener pronto la música para repasar.

La maestra fue dura. En danza, alguien así es alguien que apuesta por vos. Maestro que no te corrige y que no te dice lo que te hace crecer, no ve en vos futuro.

¡que bien! tengo por cuerpo un volcan de felicidad (con miles de ovucitos adentro)

domingo, 17 de agosto de 2008

Un show de mucha satisfacción

Mucho ensayo, de noche y en vacaciones. Me ha costado lidiar con tanta cosa, pero ahí está: con músicos extraordinarios, mucha fusión: capoeira, salsa, flamenco. Mucha hambre a veces...pero más que eso disciplina y trabajo en equipo y.... ¡funciono! El resultado me gustó.
En esta foto alumnas de la Escuela del Club Árabe, de verdad sorprendieron, hicieron su montaje en tiempo record y lo mas bonito es que llevaba una buena interpretación.
Los maestros supervisando entre bambalinas! (Marta Sonia, Soren Barahona)
Ella es una maestra muy querida y bailarina de danza contemporánea también. Hizo una coreografía con doble velo y se hizo unos fantásticos tatuajes de hena.
Alessandra Ciaccella, vaya! siempre me deja atónita, ella es una joya en Centroamérica. Me pasé el fin de semana trabajando con ella, mucha corrección, observación y retroalimentación. Me dio tantas claves para bailar que estoy contenta. Eso a pesar que siempre que recibo un seminario con ella me doy cuenta que no se ¡nada!
Tombak, tres formidables músicos. Tocaron tan bien esa noche e interactuaron con nosotras al bailar. Su director es musicólogo, llevaron unos instrumentos árabes que jamás había visto y cuando tocaron las canciones se oía genial la melodía. ¡que lujo!
Soren y Paty, una pareja muy profesional en lo suyo: la salsa. Se ganaron los aplausos
Integrantes de Zamira´s, moviendo la cabeza al compás de la darbuka.
Esta bailarina tiene la mejor actitud para bailar. Uno la mira y le transmite alegría. Tocó los crótalos y los músicos le acompañaron y luego a volar con esas alas azules.
Mi hija y mi sobrina fueron las primeras en bailar: Flamenco y Tribal.
Hoy, después de bailar tres días, ando muerta y en las nubes.
dum tac dum dum tac!
Yala!!


domingo, 10 de agosto de 2008

Ixquic* en su laberinto



No sólo lo Generales tienen laberintos. Los tenemos todos. Soy una mujer de 34 años y tengo una niña pre adolescente con una personalidad dominante. Estoy soltera y no me gusta hacer vida social más allá de mis compañeros de trabajo y compañeras de los grupos o espacios de danza en los que colaboro. Mi trabajo me encanta, pase lo que pase, llevo años encantada con él. Otra cosa, me encanta la soledad (justamente porque casi nunca logro estar sola!!)

Hoy mi laberinto son las danzas. Siempre que creo salir de ellas, en realidad voy entrando. Bailo desde los cuatro años cuando mi mamá me metió a clases de ballet y de las que deserté a los 12 o 13, por razones de rebeldía adolescente. Entonces pensé jamás volveré a bailar. Ahora me da risa y me siento agradecida por esa formación clásica, la disciplina y el gusto por el movimiento limpio. Pero cuando el hábito se queda ...¿qué se puede hacer? siempre tuve la necesidad de moverme y ocupar mi tiempo al máximo de esa forma.

Por eso en el colegio, a los 15 años formé un grupo para bailar ¡no podía estar sin bailar! y cuando llegué a la U me integré a la danza contemporánea. Fue como volver al ombligo perdido. Porque amo el orden y disciplina de un maestro de danza y esas clases eran así. Además, había método y técnica.


Cuando fecundé uno de mis óvulos, en gravidez bailé y hasta en un obra de teatro me metí. Al parir pensé: jamás volveré a bailar y es que me lo decía mientras amamantaba a la niña más bella del universo. Desde entonces voy y vengo. terminé en cursos sabatinos y entre semana en la Escuela Nacional de Danza (con Mauricio González, Chico Castillo, Hugo Bordón) y en talleres de maestros que cada año han llegado en el marco de encuentros internacionales. Desde hace 5 años bailo en la UES, con el maestro Julio Mejía. La niña que habitó mi vientre también comenzó a dar pasos de danza con Doña Alcira Alonso (Irina Flores), en el Macholá, en la Escuela (END) y la Gimnacia en el Poli/Tembag. Este año comenzó el contemporáneo y sigue en el ballet (y yo felizzz).

En eso estábamos cada una cuando de repente nos encontramos las dos bailando danza árabe. Yo la metí para premiarla en sus notas pero yo no estaba para nada interesada en aprenderla. Pero de repente zaz! allí estaba desconcertada tomando clases y mi choque con esto fue porque:

--Jamás había bailado sin usar un leotardo (con la cintura descubierta) y con monedas al contorno.

--Jamás había estado con una maestra que en lugar de estar seria, sonriera a las alumnas

--jamás había estado en un grupo heterogéneo de mujeres (50-40-30-20-20-5)

--jamás me sentí tan comprometida a precisar el movimiento físico con el musical

--jamás había hecho movimientos naturales (el ballet es lo más anormal o no natural)

Ciertamente, es un choque que sigo superando y que con estudio y práctica le he encontrado mas cosas. Si has bailado tango habrás interpretado con mucha pasión y a veces despecho. Con la danza contemporánea se puede llegar a recrear personajes y sentimientos muy variados auxiliandote del "si yo fuera"...y observando el entorno, investigando (alguna vez sentí hasta ganas de llorar haciendo un personaje). Pero en la danza árabe la interpretación viene de suyo: es una mezcla de alegría y sensualidad. La música árabe es tan rica en ritmos y transmite cosas positivas. Y es que la gente lo expresa cuando ven bailar y agradecen esa transmición. Al fin y al cabo al bailar hay comunicación entre el espectador y la bailarina.

Mínimamente tendrán que pasar varios años para que mi hija y yo logremos algo técnicamente hablando. Siento que apenas despego (ella más que yo). Comenzamos y hace falta nadar un mar de ensayos, talleres y clases. Me auxilio de mi experiencia y práctico, pero sobre todo lo disfruto muchísimo. Compruebo, las palabras de Sabina: bailar es soñar con los pies.

Vaya, llegué al centro de mi laberinto ¿que tal?!

:)

jueves, 7 de agosto de 2008

Música y danza viva en El Salvador


Viernes 15 de agosto
$ 10
7: 30 pm
MUNA
Asistí
;)

Camilo


Camilo ha muerto. Mi vientre ¿te extrañará?
Yo creo que no, mientras vengan más ovucitos que maduren y las cosas funcionen como siempre. Lamento no llevarte al mar...pero te hice bailar antes de tu deceso. Asi dispuso natura.

martes, 5 de agosto de 2008




Mi niña baila con su Maestra del Club Arabe: "Zamira" y pertenece a su grupo. Hoy la llevé a un ensayo pues pronto harán un show. Nos pasamos una jornada de trabajo muy buena, pues se corrigieron coreografías, se pulieron otras, hubo convivencia y un buen momento. Eso pasa cuando se combina la danza y la música desde un auténtico amor a ellas por parte de sus interpretes.

Lo anterior lo digo porque hoy conocí a unos músicos de Verdá, verdá. El grupo se llama Tombak, que significa Darbuka en no se cual de los idiomas del mundo árabe. El director es un ¡maestro!, él hace música, la interpreta, crea instrumentos, tiene una escuela y es un genio (ven que las bailarinas de danza árabe si se topan con los genios). Las Darbukas con las que tocan son creación propia y son mejores que las de marca.

ah! y no se trata sólo de tocar tambores...naaa. Tocan todo! guitarra, flauta, tabla...lo que sea. Uno sabe reconocer cuando está frente a gente decente y profesional y este grupo lo es. ¡en buenahora!

Mi niña ha bailado encantada hoy y bueno todas las que estuvimos en ensayo (yo de meque). Comparto dos videos de hoy, en el primero con danza y el segundo con estos maestros!.
Si escuchan esta canción se darán cuenta de mi fascinación.



domingo, 3 de agosto de 2008

El amor por ella...

Mi hija es mi felicidad. Se supone que en los últimos cinco días debía pasármela con ella pues estoy en vacaciones. Lo cierto, es que me la he pasado de reunión en reunión y con mucho trabajo organizativo. He aprendido un montón y lo mejor es el trabajo con gente muy joven.

Pero esto no lo entiende mi niña. Para ella yo tengo un fanatismo al trabajo, luego a la danza y ella se siente desplazada. Lo hemos hablado y yo haré ajustes para poder tener mas tiempo con ella. Ella por su parte ha dado problemillas que espero supere pronto.

Hoy le juré llegar temprano y no cumplí. Al llegar estaba molesta y yo muerta de cansancio. Entonces la invité a cenar y dar un vueltín por la ciudad de locos (San Salvador) que está ahora de fiesta. La llevé a las ruedas que le encantan.

Estando en medio de tanto hierro (parque de ruedas), me acordé de varios detalles:

1. A mi niña le gusta lo "extremo" y a mi no.

2. Es una niña y no se puede subir sola a los juegos mecánicos

3. yo, la mamá, desarrollé un defecto luego de dar a luz. Lo explico: Antes del embarazo amaba lo "extremo", nada de vértigos, ni sensación de riesgos ¡nada! Incluso, embarazada de siete meses, me subí a la montaña rusa (en la que lo colocan a uno de cabeza). Pero al dar a luz, todo se vino al traste y lo experimenté la primera vez que me subí con ella a la Chicago o "Ruleta Rusa": experimenté lo mas espantoso de mi vida, quería vomitar y estaba con un pavor horrible pues yo no peso mucho ni mi hija y casi dábamos vuelta --sin seguro real-- en la góndola (que es abierta). Me bajé y a penas caminé y e tuve que acostar...y lloré y llorélloré y llorélloré y llorélloré y llorélloré y llorélloré y lloré...hasta que me agoté el agua del cuerpo.

Desde entonces, es el papá el que se encarga de divertirla con estas cosas.

Pero hoy..al verla tan desilusionada conmigo, pensé en divertirla a su gusto llevándola a ese parque y me animé a subirme a algunas ruedas y a otras la subí con otros niños y niñas. Ella me aconsejó que no me subiera, que me iba a enfermar igual que la ocasión anterior...bla bla...

¡lo hice! y no me morí! ...pero al llegar a la casa, me sentí mal...no se si de cansancio acumulado o de la impresión de las maravillas mecánicas desafiando la gravedad. Me gustó demostrarle a ella que me importa y que podemos pasarnos un buen rato juntitas. Estaba agradecida y admirada.

Ah! y claro... ella que ama la vida circense y la acrobacia aprovechó para hacer sus giros en el aire...definitivamente ella extraña la practica de gimnasia.

video video

sábado, 2 de agosto de 2008

El Salvador y la danza árabe

Este es un resumen de la presentación realizada por Zamira`s Belly Dancers en Nicaragua, en julio de este año.



Este es de mayo, en el marco del día de la Danza. Tegucigalpa, Honduras.