Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

Instrucciones para atropellar a un cronopio

Estoy en casa, inmóvil y muy encabronada (perdón por el francés). Tengo que hacer mi trabajo desde acá a causa de mi....¿suerte? no sé, joder. ¿qué mas dá?

Mucha gente bromea sobre mí, por mis “pasadas” por mi “mala suerte” o simplemente por mis metidas de pata que suelen ser muy peculiares. Yo también suelo bromear sobre mí porque de otra forma me deprimiría. Ciertamente aunque uno viva cosas feas siempre hay una sensación de: pudo ser peor. Justo lo que ahora me devuelve el buen humor.
El sábado pasado, por la noche, tenía dos presentaciones de danza (árabe), bailaría por primera vez en un restaurante cultural en la Colonia Escalón con mis compañeras de grupo. Así que me caractericé de odalisca, tomé mi espada, mis velos, le di un beso a mi hija y me subí al carro. Después de cinco minutos –creo— el carro se volvió loco, el acelerador se pegó (quizá) pero sin apretarlo estaba a 70 u 80 km/h. Me asustó tanto que lo apagué por prudencia. Me dio miedo no poder controlarlo era como si se h…