Ir al contenido principal

Santa Ana ¡qué cálida gente!

El viernes participé junto a mi hija, mis sobrinas, mis compañeras y maestra de la Escuela de danza árabe en un show en el Teatro de Santa Ana. Muy acogedora ciudad, creo que habían mas de 600 personas. Estaba totalmente vendida la boletería, gente en las tres plantas del teatro. El público aplaudió, gritó, siguió la música con las palmas. Hasta se fue la luz y ante el percance encendían y mostraban las luces del celular...como luciérnagas solidarias.
También bailó Soren Barahona y su grupo. La gente le gritaba y mostraba cariño. Y claro el toque a cargo de Tombak, los músicos con los que el grupo Zamira´s trabaja y hace equipo. La gente fascinada con ellos también.

Esta es Ixbá, hizo un Gipsy (fusión árabe flamenco)Mi sobrina de 12 años, quien baila tribal con una exactitud increíble y una pose envidiable.
Esta es doña ixquic (al centro), reboleando el bastón (no se ve porque lo giro con velocidad...ejem.)
Y ellos son los percusionistas y músicos de Tombak, allí está todo el staf en su despedida.

Está demás felicitar a Marta Sonia, la directora y orientadora de este espectáculo. La escenografía estuvo apropiada, la difusión del evento ¡sin palabras!, la producción y todo el trabajo coreográfico de carpintería. El resto es responsabilidad de las ejecutantes.

Me regresé por la noche, con miedo, pero vaya....muy contenta de la calidez del lugar.

Comentarios

blackman ha dicho que…
Querida ixquic.
Quieren meter a mi sobrina a clases de baile, pero como buenos padres y abuelos despistados no tienen ni idea de donde mandarla. Yo quedé de averiguar pero como lo mío no es la danza ando igual de despistado.
alguna recomendacion?
f. tío despistado.
EL ENMASCARADO ha dicho que…
Felicitaciones por la presentacion y que bueno que sean generosas y se proyecten al interior del pais, a ver cuando se brincan la frontera y nos vienen a Chiquimula.
Saludos hermana.
blackman ha dicho que…
ejem.. y la recomendación? la pregunta es de verdad...
Ixquic* ha dicho que…
Querido Blackman,

Mil disculpas por contestar hasta hoy.

Para poner a una niña a clases de baile hay varias opciones --en cuanto a tipos de baile y costos-- que paso a detallarte:

-En la Escuela Nacional de Danza, reciben niñas a partir de los 5 años en DANZA CREATIVA, esto es una introducciòn a las danzas que hay allì: ballet, contemporànea y folclòr. Vale $5 la mensualidad, y el ingreso es sòlo en enero. Una vez agotados cupos no hay forma de entrar. Es la escuela de danza del estado. (esta ubicada cerca de Maternidad)

-La Fundaciòn Ballet El Salvador, de la maestra Alcira Alonso, recibe niñas desde 5 años y le dan clases de ballet. No sè el costo...hace años eran $20 mensuales y està ubicada cerca del colegio Garcìa Flamenco.

-La escuela MACHOLAH, clases de ballet, quizà andrà por los $30 mensuales (no estoy segura) y reciben chiquitas de 4 en adelante. ubicada en la zona norte de SS, cerca de, Cuartel San Carlos.

- Vibra Jazz (se cambiaron y no se donde estàn) dan clases de tap, ballet y jazz. No se cual es la edad de recepciòn pero he visto chiquitinadas. creo que queda siempre en la colonia Escalòn

- Humanun Tempore , dan clases de jazz y ballet a las niñas. Queda cerca de la UCA, en antiguo Cuscatlan. no se de mensualidad ni esas cosas.

-Fun4U, queda en Santa Elena y se que dan clases de ballet y otros, karate, guitarra.

-Club Arabe, si lo que gusta es la danza àrabe $20 si solo vas sabado, $30 si vas lunes, jueves y sàbados.

-Be Happy, allì dan clases de todo. pero no he visto niñas chiquitas. queda en el centro comercial Las Cascadas.

-hay un cetro de Ballet de la maestra Sonia Franco, pero no se donde queda ni que vale.

Bueno, hasta allì lo que recuerdo. Seguro hay màs

Saludos!!
Ixquic* ha dicho que…
Juan! pues la idea me parece....a ver ya la propondrè...

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …