Ir al contenido principal

Carros Chocones, conductores prepotentes


Carros chocones, dícese de juegos mecánicos que simulan automotores que chocan entre sí. Y se encuentran en la ferias salvadoreñas y otras supongo. A mi hija le encantan, boooooom! Booom! Bom! Yo los detesto y sólo me subo por amor a ella, o finjo una jaqueca para que no pida subirme.

En los últimos días me pasó algo curioso, choqué dos veces. Ya se me habían quedado sin batería dos carros --en un mismo día el año pasado-- y creí que eso era lo más paradójico. Pero pasar por un choque dos veces seguidas! Grrrrrrr

Choque 1. Yo conducía y llegué a la fila de un semáforo en rojo. Estaba ansiosa por una reunión a la que llegaría tarde y saque la agenda para confirmar la hora y de reojo vi el verde. Vuelvo a ver la agenda la guardo y conduzco....booooooooooooom! Le pegué al carro de una señora, le vi los ojos molestos en su retrovisor y yo me tapé la boca como una niña mal portada.

Me bajé, me presenté, me disculpé y le dije que podíamos hacer dos cosas: a. Esperar a la policía, lo que es conveniente por la gente irresponsable y seguros de accidente. B. Arreglar conmigo, tomar mis datos e ir en ese momento a un taller. (mi reunión al carajo!) y ella aceptó el B. Y confió en mí, la seguí, fuimos al taller. El valúo = $20 y los pagué, me despedí y me fui. (mi bomper se movió un tanto)


Choque 2. Hoy me dirigía al Club Árabe, en la colonia escalón y hacía una cola en un carril en el que sólo cabe un vehículo. De repente un microbús azul se coloca a la par para sacarme de mi carril a la fuerza y él –sin hacer cola—ingresar con ventaja a la fila. Claro, debió ver ¡a mujer! Le tiro el carro y se asusta!
Pues no, yo iba en el carril es MI derecho. Pero a él no le importó. Y la calle se hacía más angosta y en algún momento .....

El tipo no me perdonó la actitud.

Y le pegó a mi vehículo. Se metió y se iba sin inmutarse. Lo comencé a perseguir y pitarle como loca, le pasé y le atravesé el carro, trató de evitarme pero no pudo. Y además detuve el tráfico. Yo iba con mi hija y mi sobrina, acostumbradas a mis peleas con microbuseros y ellas ya saben: apuntar placa y características de auto mientras yo algo el resto.

Luego abrí un espacio para el resto de carros. No a él. Y se quedó allí unos 15 minutos. Era incapaz de bajarse y hacerse cargo, o discutir al menos. Después de un buen rato se bajó para decirme que mi carro no tenía nada y que no me entendía.

La verdad es que ni yo.

Pero me indigna que existan seres que vayan por la vida atropellando al que se atraviesa en su camino, y sean incapaces de hacerse responsables o tener un gesto. Si me enojé tanto por algo insignificante ¿Qué no siente la gente que es lesionada por un conductor irresponsable que huye?

Le dije un montón, me desahogué. Me dijo que se iba y me quiso dar su teléfono y lo rechacé, pues ese no era el procedimiento.

Punto.

Como contrapartida, la cólera contenida se difuminó con una buenísima clase de bellydance: drops de caderas 1-2-3 camello inferior (2); camello superior, y luego un movimiento cuyo nombre desconozco pero que la cadera se ve que sube y baja...giros.

Luego, lo del choque ya era chiste....después recordé que llamé a la PNC y que los dejé bajados! Pues no los esperé pues ni valía la pena. Yo quería complicarlo a él, seguir el procedimiento que la ley me otorga.

Una mujer con niñas se respeta.

punto!

Comentarios

Ligia ha dicho que…
Pocas cosas me sacan de quicio como la prepotencia en las calles. Hoy casi tuve un choque como el tuyo, el número 2. Qué gana de algunos/as de no querer hacer fila para pasar en los semáforos...entre miles de barrabasadas más. Y si el tipo razona como maneja, no es extraño que no te haya entendido.
Ixquic* ha dicho que…
Ligia, es eso.

Pero creeme que me cuesta creer que asi funcionemos!

Saludos,
Aldebarán ha dicho que…
Ligia hace una suposición que habría que revisarla: "si el tipo razona" Yo no estoy tan seguro de eso.
Ixquic* ha dicho que…
je, buen punto...
Carlos Trio ha dicho que…
Ahhhhh, mi país El Salvador
Ixquic* ha dicho que…
Carlos, sabes que en realidad esta es la dinámica diaria. Generalmente "cedo" el paso, pero hay días que no, eso depende de la agresividad recibida.

Publiqué tus comentarios y los agradezco. llevo ratos buscando el otro comentario y no se dónde está. Tanto que he comenzado a dudar si en lugar de publicar lo eliminé???

si fue asi, fue un error. Y si no, avisame en que post está!

Saludos!
Anónimo ha dicho que…
Por que no:)

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …