viernes, 29 de agosto de 2008

Sacando Demonios


Astor Piazzolla - ...


Esta semana me desconecté del ciberespacio. Simplemente --después de dos años de blogueo diario-- se me dio la gana... es que a veces me parece tan acertada esa imagen de la vida proyectada a través de una ruleta que gira y gira y si vos no te bajas de ella un instante .... te volvés rutina.
Dormí rico cada noche, vi noticias e hice tareas con un hada madrina que la vida me mandó (mi hija) para entretenerme y darme la oportunidad de amar... Una noche, saqué parte de mi tesoro musical: Astor Piazzolla, y esto porque sus cuerdas hacen eco en mi sangre, se me eriza la piel y hasta me quitan en sueño, me dan ganas de bailar mentalmente. También evocan recuerdos que no tengo ¿extraño? pues si. Fue un gustazo, deleitarme con don Astor. la la la...
Otra noche ¡por desgracia! me dio migraña. Llegué a la casa mal, tomé pastillas y nada. Las migrañas llegan y no hay salida. Mientras maldecía al mundo acostada en mi cama, por ese dolor agudo, caí en la cuenta que todo este año no me había dado una y que he sido afortunada por eso (el año pasado si que sufrí). No entiendo porqué, las migrañas me dan justamente el día que mis óvulos fallecen y aparecen cual naturaleza muerta. buuuuu a las migrañas... y un mimo para mis ovucitos queridos.
Estando tan tranquila a mitad de semana, zaz! llama un sujeto. No sé como llamarle aquí...mmm "Vucub"...así lo llamaré. Pues fui novia de Vucub cinco años y corté con él hace trece años, o sea lo conozco hace 18. Jamás voy a entender porqué insiste el volver si es obvio que no pasará jamás. Y con el tiempo aprendí que --para él-- el tiempo no pasa. Si cada año (lo resumo asì):
-aló
--hola
-hola
--¿vas a volver?
-no
Se que ni los queridos cronopios se atreven a ayudarme y quizá ni a creerme. Yo me pellizco cada vez que esto pasa, para verificar que no es pesadilla. Antes me angustiaba, me encolerizaba, me preguntaba sobre los karmas, acudí a un psicólogo... porque no es normal. Perdí la tolerancia hace años y ahora me quedé en blanco. Entonces, salgo a batear siempre: ¡no! y ya. ¿qué más puedo hacer?, además de envejecer con esta interminable novela.
A mi lo que me gusta es bailar, trabajar, leer, coser, cocinar, jugar con mi hija, dormir. ¿tiene algo de malo? nada de Vucub, migrañas ni tristeza. Ya habrá un momento para algo más, pero no con Vucub.
joder!
y hoy, se me dio la gana venir a balconear aquí.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No por correr en la vida amanece más temprano.
Todo a su tiempo

xyz

Ixquic* dijo...

:)

cierto, muy cierto...

Aldebarán dijo...

Noté tu ausencia, pero tuve la impresión que era por descanso. No me equivoqué.

:-)