domingo, 24 de agosto de 2008

Se cae el velo de la comodidad

¡Bienvenida Ixquic! al club de las madres desesperadas.

f. la mujer que sos.

pd. te dejo una canción:

telenovela el clon...


*******

Extraño los domingos cuando salía a trotar, escuchaba música y me tomaba el tiempo para ensayar bailes individuales.

Extraño dormir relajada, sin escuchar a mi subconsciente: ¡levantate y levantá a la chiquilla!

Extraño tomarme un café en la mañana y leer --sin prisa-- el periódico.

Extraño leer blogs por la tarde y ponerme a escribir sobre temas que inquietan.

Extraño la energía anímica para contestar comentarios de algún visi....tante provocador en mi otro blog.

Extraño salir por la tarde del domingo con mi hija y buscar ¡postres y sorbetes!

También extraño hacer el típico ridiculín: ¡ay mis óvulos que joden!

Y Por la noche del domingo. Inicia mi angustia del lunes: "a ver mañana debo A y B o no se si C"

Hoy (desde el inicio hasta el fin) me la pasé en algo que no me pesa --a pesar de lo que extraño--, estudié cuatro materias con el tesoro que salió de mi cuerpo. Matemática sobre todo, ella a mano y yo con la calculadora comprobando resultados. Total, las mate son exactas. Al principio me despreció, luego aflojó. En la noche ya me amaba de nuevo. Estudiamos las otras materias y para terminar estamos armando una maqueta del sistema solar, con pocos recursos (me da hueva salir a buscar materiales), pero está quedando ¡divina!

Ganamos ambas, en el rendimiento (ufa que yo ya ni me acuerdo de un montón de bolados) y en la relación madre e hija. Lo último es lo que mas me importa.Lo demás podrá esperar.

Si mujer, sé que soy bienvenida!

1 comentario:

Goathemala dijo...

También yo extraño cosas parecidas. El tiempo desde que crecimos fue falso, se aceleró y se nos mostró como una condena. Lo mejor es no hacerle demasiado caso. Ya ves el tiempo que hace que no vengo pero siempre será un placer reencontrar tus letras y tras ellas tus "sentires".

Saludos.