Ir al contenido principal

Se cae el velo de la comodidad

¡Bienvenida Ixquic! al club de las madres desesperadas.

f. la mujer que sos.

pd. te dejo una canción:

telenovela el clon...


*******

Extraño los domingos cuando salía a trotar, escuchaba música y me tomaba el tiempo para ensayar bailes individuales.

Extraño dormir relajada, sin escuchar a mi subconsciente: ¡levantate y levantá a la chiquilla!

Extraño tomarme un café en la mañana y leer --sin prisa-- el periódico.

Extraño leer blogs por la tarde y ponerme a escribir sobre temas que inquietan.

Extraño la energía anímica para contestar comentarios de algún visi....tante provocador en mi otro blog.

Extraño salir por la tarde del domingo con mi hija y buscar ¡postres y sorbetes!

También extraño hacer el típico ridiculín: ¡ay mis óvulos que joden!

Y Por la noche del domingo. Inicia mi angustia del lunes: "a ver mañana debo A y B o no se si C"

Hoy (desde el inicio hasta el fin) me la pasé en algo que no me pesa --a pesar de lo que extraño--, estudié cuatro materias con el tesoro que salió de mi cuerpo. Matemática sobre todo, ella a mano y yo con la calculadora comprobando resultados. Total, las mate son exactas. Al principio me despreció, luego aflojó. En la noche ya me amaba de nuevo. Estudiamos las otras materias y para terminar estamos armando una maqueta del sistema solar, con pocos recursos (me da hueva salir a buscar materiales), pero está quedando ¡divina!

Ganamos ambas, en el rendimiento (ufa que yo ya ni me acuerdo de un montón de bolados) y en la relación madre e hija. Lo último es lo que mas me importa.Lo demás podrá esperar.

Si mujer, sé que soy bienvenida!

Comentarios

Goathemala ha dicho que…
También yo extraño cosas parecidas. El tiempo desde que crecimos fue falso, se aceleró y se nos mostró como una condena. Lo mejor es no hacerle demasiado caso. Ya ves el tiempo que hace que no vengo pero siempre será un placer reencontrar tus letras y tras ellas tus "sentires".

Saludos.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …