Ir al contenido principal

¡Lorca!


En el video una danza y una canciòn denominada Zorongo Gitano, poesìa de Federico García Lorca, que adaptó estas letras que originalmente eran canciones populares, pero armonizadas por él. Leía este texto, al piè de un espectáculo en Granada:

“A Federico, se le ha comparado con un niño; en sus más tremendos momentos, era impetuoso, clamoroso, mágico como una selva”.

Ese niño fue asesinado el 18 de agosto de 1936.

Desde entonces, todos los 18 de agosto, resucitan sus criaturas: Seres invisibles, propios de un solsticio de verano; que de la mano de un maestro de ceremonias, el “Mosquito”, bailan la memoria del poeta y hacen de los que siguen matando aquí y ahora; esos asesinos nocturnos que se acercan a las lámparas y a la luna, y no arden ni se asfixian.

Última noche del poeta, donde sus criaturas recorren los “campos en busca de gente sencilla, para mostrarles las cosas del mundo”.

Capitulación poética, preludio de muerte, sueño de una noche de verano. Un claro bosque donde habitan sin miedo a dejarse ver, hada o insecto, niño o duende. Sí, también el duende, ése que “ama el borde de la herida y se acerca a los sitios donde las formas se hunden en un anhelo superior a sus expresiones visibles”.

Dan las doce.

Verano de 1936, verano de 2004.
Pepa Gamboa

---------------

Gracias Mr. Lear por mostrarmela, aunque no encontré la versión que Vd. envió. ¿es Ana Belén?



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Ah, lindo video! Buen intercambio.
Y sí la versión es de Chano Dominguez cantada por Ana Belén en el cd Lorquiana 2. Chano Dominguez si que se ha sobrespado en estos arreglos. Él toca con Tomatito en Calle 54 para más referencias. Y la voz de Ana bueno... qué más decir.

Hay un detallito que no deja de llamarme la atención(y quizá ese fue el motivo por el que no mencioné antes quién cantaba) : Sí, la muerte de Lorca fue atroz y creo que siempre hay que mencionarlo pero me pregunto si siempre hay que hacer de eso el centro de todo? ¿Siempre?
No sería hacerle un favor a los asesinos y nosotros reducir siempre las cosas a su significación política?
De nuevo gracias por el video y otra cosilla: No es "Mr" es sólo M y pues no es necesario tratarme de usted. Vale. Saludos. M. Lear
Ixquic* ha dicho que…
bue!

si acepto. tenès razón, la poesìa de Lorca es realmente màs presente, palpable que la forma o razones de su muerte. de los años treinta acà ha pasado mucho tiempo. Pero me parece inevitable. Imaginate cuantos años pasan y las sociedades no se olvidan de los muertos.

ahora bien, cada cosa en su lugar.

Lorca y las canciones: pura vida!
Ixquic* ha dicho que…
ah! y ok, Lear.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …