Ir al contenido principal

Despiste


No sé si el despiste sea una característica que se herede. Mis padres son personas bien despistadas, me pasé la niñez riéndome de sus pasadas. La más grave de mi papá sucedió en México, cuando viajaban de Puebla al D.F. y llegaron a una gasolinera, él se quedó llenando el tanque y ella entró a la tienda a comprar. él pagó, se subió y se fue sin ella (después de pasar a su lado mas de 30 años!!). No se percató de la ausencia de ella hasta que un motorista le alcanzó y le avisó: ¡"señor, ha dejado a su esposa en la gasolinería"!


Cuando mi mamá nos contó --a mis hermanos y a mi-- esa historia, pasamos días riéndonos. Vivir con esas historias es parte de la memoria familiar.


Por razones vergonzosas no contaré mi última experiencia, pero por ratos me parece que mi vida es decepcionante. Trato de amarrarlo todo pero siempre algo sale mal y suele ser lo obvio, lo previsible.


Una amiga me dice que mucha gente se ha acostumbrado a mis metidas de pata, y con mi hija hemos pactado que ante estas situaciones es mejor aprender a reírse de una misma.

Hoy me dio por darle vueltas a esto y justo me encontré con una amiga de la Universidad con quien una vez me pasó algo muy vergonzoso:

Un amigo abogado y otra amiga me invitaron a un lugar llamado "Letras Café" en Antiguo Cuscatlàn, lugar en que ya he bailado con el grupo de danza contemporánea. Y pedimos una cerveza cada uno y hablábamos..... Apareció esta amiga (cl), colega, y nos saludó. A mi me dio mucha alegría ver a alguien de quien no sabía nada desde la Universidad y con quien solía estudiar.


En mi cabeza daba vueltas: ahh ya recordé yo me llevaba bien con la mamá de ella, me ayudó moralmente con mi embarazo, su madre es una gran mujer.


Pero la conversación desgraciadamente fue así:


ix:¿ y que te has hecho mujer?

cl: pues por ahí ¿y vos? ¿y tu niña?

ix: bieeeen! creciendo, cada vez mas linda.

Ix: ¿y tu mamá? la recuerdo mucho...

Cl: por ahí bien, gracias

ix: sabés, es que ella siempre me cayó mal.

cl: !!!!!! ¿qué?!!!

ix. ay! perdón, ya sabés, yo... es que yo.... ay vos....que cae bien quise decir.


pfffff volví a ver a mis acompañantes. Una se fue al baño por que la risa la obligó a retirarse. el otro hasta derramó la cerveza.


y yo simplemente, estaba desconcertada. ¿cómo la mente puede pensar algo y la boca decir justamente lo contrario. Menos mal mi amiga me conoce, y cuando la veo, recuerda el incidente con sonrisas.


He pasado peores vergüenzas, tanto que me tengo miedo. Lo que me pasó en estos días hace que a cada rato me ría y por ratos me den ganas de llorar de decepción.

Comentarios

Carlos Abrego ha dicho que…
Ixquic*:

Debés contar esa historia, por favor, queremos todos sentir ese frío que recorre tu cuerpo al recordar tu pasada...

Mejor no, que cada uno se imagine lo que quiera.

Bueno, lo del lapsus, ay, algunas veces nos pone en duros aprietos.
Ixquic* ha dicho que…
Augggggggggggggggggg!
Goathemala ha dicho que…
A mi me pasa mucho, ya viste que el otro día creí comentar sobre carros y lo puse en otro lugar...

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.