Ir al contenido principal

Jorge Donn

Jorge Donn me lleva desvelada varias noches. Lo miro, lo observo. Me gusta tanto su calidad de movimiento, me parece perfecto, lo estudio. Parece que flota, sus saltos son limpísimos. Tiene (tenía) una figura preciosa, músculos definidos. Y que decir de su gracia y actitud, la mirada me encanta.

Sólo él podía hacer ese Bolero de Ravel. ¡Único! Hace unos días puse una versión de la misma coreografía de Bejart, pero no supera la interpretación de Donn. De verdad que él hipnotiza.

Donn, nació en Buenos Aires en 1947. Comenzó a bailar a los cuatro o cinco años. Estudió en la Escuela del Teatro Colón en Buenos Aires. Su maestra era María Fux, de quièn tengo un libro y que comenté aquí. leyéndole aprendí de esa mujer y su danzaterapia.

Se integró joven a la compañía de Maurice Bejart y fue su bailarín principal. En 1979, interpretó por primera vez El bolero, ballet que fue hecho para una mujer. (¡cosas!) Es memorable la interpretación del Bolero que realizó Jorge Donn en el filme Los Unos y Los Otros, del director Claude Lelouch y de la que dejo este hechizante video.

Murió en 1992.

es belloooooo, una de sus frases era ""Para un artista, su país es aquél en que puede expresarse", él se fue de la ciudad de la furia había que cumplir sueños. Su prematura muerte es lamentable.
Tome su tiempo, disfrute de verdad la danza, vea el movimiento.

Comentarios

Win ha dicho que…
Espectacular. Es un vuelo. La pieza de Ravel es genial para bailar, yo la bailaba para mi hijo cuando estaba de un año a los tres años, tenía yo mi propia coreografía a falta de academia, de todos modos era eso un vuelo. También bailaba la cumbia Sampuesana y así pasamos de un género a otro. Ahora, de vez en cuando viene a casa una sobrina que tiene cinco años y nos anima a la sesión de danza, ella tiene una clase semanal y nos enseña las novedades, al final se le antoja que hagamos "discoteca" y hacemos los locos bailando música griega, los Creedence, Michael Jackson, Chic, las ketchup, y otra vez a lo clásico para volver al equilibrio.

Mirar a Jorge Donn también me hizo recordar un amigo que le fascinaba la danza -Daniel López-, me gustaba verlo cuando intentaba montar una coreografía para la inauguración de un monumento a la Familia que estaría frente a la Basílica de Guadalupe 1975, proyecto fallido. No supe más de Daniel.
saludos.
Anónimo ha dicho que…
¡Ah, qué gusto confirmar que te gusta la buena danza!
Digo, uno lo podía deducirlo pero qué bueno confirmarlo.
Y es que decepciona ver cuanta gente cree que acaba de inventar el agua azúcarada haciendo bailecitos ilustrativos, temáticos, vanguardistas ( de anteayer)etc... y que por otra parte son de un aburrido!
Y eso en todas las artes y bueno, para nuestro consuelo (mal de muchos consuleo de tontos, quizá), no sólo en el país.
Pues... nada más.
Un saludo. Lear
Ixquic* ha dicho que…
win, si es genial, si lo es. Como me entusiasmas vos con lo que contàs.

me llamò la atenciòn lo que decis de Daniel Lòpez, hay tantos nombres de esa època que se los traga el tiempo.

hay que hacer memoria,

gracias por la tuya.

Lear, la danza es infinita...afortunadamente,
ElOjoAzul ha dicho que…
Gracias por postear ese video, aún lo veo y me emociona porque recuerdo la película y es una maravilla donde se reúnen el dolor, los recuerdos, la pasión, el amor, y sobre todo, la fe y la esperanza en esos seres, hacia el final de la película.
Jorge Donn: un artista estupendo que nos dejó su talento y su poesía hecha danza.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …