Ir al contenido principal

Eugenesia




Pasa que los cronopios no quieren tener hijos, porque lo primero que hace un cronopio recién nacido es insultar groseramente a su padre, en quien oscuramente ve la acumulación de desdichas que un día serán las suyas.


Dadas éstas razones, los cronopios acuden a los famas para que fecunden a sus mujeres, cosa que los famas están siempre dispuestos a hacer por tratarse de seres libidinosos. Creen además que en ésta forma irán minando la superioridad de los cronopios, pero se equivocan torpemente pues los cronopios educan a sus hijos a su manera, y en pocas semanas les quitan toda semejanza con los famas.
JCortázar
---------------------------------------------


Mi niña y yo, aparentemente no nos parecemos. Hablo de lo físico. Siempre soñe con tener una hija morena (negrita a fuerza de ser sincera) y colocha. Ella es morena y yo a la fuerza he conseguido ser trigueña con el objeto de parecerme.


Los rasgos físicos son de su papá. Y eso está clarísimo.


Pero el mundo que nos rodea nos insiste en lo parecida que somos.

ja!


Digamos que soy un tanto fuera de lo común y ella también, la he educado a mi manera, y así le he ido robando la semejanza con su papá. Eso sí, al parecernos he conseguido alguna mueca asolapada porque "oscuramente ve la acumulación de desdichas que un día serán las suyas".

Comentarios

Eli ha dicho que…
Dios!!!!!!!!!!!!
Este post tenía que haberlo escrito yo!!!!
Anónimo ha dicho que…
Te soy sincero, yo a veces me pongo de parte de tu hija ¡vaya mamá más rara le ha tocado¡

Yo creo que ya va siendo hora de que tu hija tenga un blog y nos cuente su punto de vista sobre el asunto.

¡Menuda pareja¡ Un saludo a las dos.
Ixquic* ha dicho que…
Un saludo Elí, y post va por las dos!

Anónimo, ¡jamás! si mi hija hablara...ugggg... a parte que ella es muy injusta al referirse a mí.

si, soy rara, pero ella también. en algunas cosas encajamos a la perfección, tanto que para mi es mi compa.

Pero en otras...uf de verdad que somos una rareza incociliable cada una.

menuda pareja!

Gracias por sus palabras...

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …