Ir al contenido principal

6 espejos billantes

Hoy descargué fotos y me encontré con éstas de mi hija. Las miré por un rato, todas están posadas y seguro lo hizo con el disparo automático de la cámara. Son seis, y aquí hay una obvia imitación que me conduce a pensar cosas. Hoy he comenzado a pensar cómo asumir la responsabilidad de madre, con esta linda niña que comienza a sufrir dolores de huesos, cambios de temperamento, ansiedades etc.

--Si Ixbá, dejate de dramatismo!

Por la mañana su pregunta era ¿y vos a qué edad tuviste novio? Ayer se puso una blusita ajustada de mi propiedad (aunque a ella le quedaba floja) y cuando le conviene es un pobre chiquitilina indefensa que necesita amor.

--asi quedese que le voy a quitar el polvo con un par de nalgadas! (mentiras....le duele cuando le doy un voto de silencio y censura)


La pared del foto la manchó ella, en la pared de su cama está manchada también, a sus cuatro años se le ocurrió dibujarse y dibujarme, con el tiempo comenzó a agregar a más y más gente. Su mayor queja ha sido mi falta de tiempo, luego agrega que de todas formas ella está en otras cosas y no tendría tiempo para mí. Prácticamente, las noches son para jugar los papeles que la vida nos dio y gustosas hemos aceptado. Así que

-- psssssssssssssssst, nena, ya no me des la espalda, dame un abrazo.

¿Alto? si así se hace con la irresponsabilidad. Aunque ya entendí que vos son ante todo una niña y así te exigiré (como quisiera que cambiáramos de lugar aunque sea un día).
Ella ha sido el único óvucito que logró madurar y en mi cuerpo encontró correspondencia para sobre vivir. Los demás, estuvieron con ella en mi cuerpo pero han tenido que morir, cada mes injustamente les hago responsables de mis desilusiones, de mi soledad y de mi decepción. He logrado darles sin embargo identidad, porque aunque parezca mentira se llevan una parte de mí y cuando lo pienso en eso, me siento plenamente identificada con la tragedia.



Si, niña. En poco tiempo eso te va a pasar, aunque te agaches, va a pasar. Podés hacer lo mismo que yo. Alguien me lo dijo y lo he corroborado: ¡una nace con un estimado de un millón de óvulos en los ovarios y se pierde unos 1.000 cada mes. de manera que al llegar a la pubertad sólo cuenta con 500.000.

Ya el destino me tenía prepara el camino --con todo la irritación y sencibilidad posible-- con: mario, alonzo, Ixbalanqué, maya, maría, ixquic, marco, marcos, josé, pablo, toñito, gabriel, oscar, guillermo, jorge, maciel, ariela, camila, josefa (¡la chepita!), aurelio, socrates, vicky, samia, marcel, tania, josué, augusto, natalia, mariyita, nala, lucy, dadiela, gaby, alejandro, isadora, rogelio, carliño, spinoza, ¡kant!, giovvani, weber, lucassss, tony, .......

Todos ellos alguna vez fuero ovicitos que maduraron felizmente pero murieron y ahora me entero que nacieron conmigo ¿cómo no los voy a querer? son en realidad 500,000 espejos brillantes.

Comentarios

EL ENMASCARADO ha dicho que…
la imagen de los espejos es bella! y magica a la vez. Como una pintura aborigen australiana que estoy viendo hoy!
Eli ha dicho que…
Esto de los ovucitos.. no lo había pensado así... pero en realidad mes a mes muere una parte de mí :`(

Eli

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …