Ir al contenido principal

¡Tenía que pasar!

Después de esa foto nos subimos al carro y ella dice:

Mami ¿que hiciste vos y mi papá para que yo naciera?

(silencio) (¡piensa!¡piensa!¡piensa! y rápido!)

-No decime vos, ¿qué sabes al respecto? ¿que te han contado de este tema?

-Hay vos, nada. sólo decíme porfa.

-No porque tenés 9 años, y lo que te diga debe ser a tu nivel y para adaptarlo tengo que saber qué sabes para hablarte con honestidad y sin pena.

-Vaya, la maestra nos explicó la reproducción y nos dijo del embarazo, del espermatozoo y óvulos. Que hombres y mujeres se "acuestan" y jijiji....ehhhh jijijiji ehhhhh hay decime vos!

-(?????? ¡piensa!¡piensa!¡piensa!) No hija, sea clara. Yo no le miento, sólo no quiero ser pesada o imprudente. Yo siempre de voy a informar lo que querrás (je je ni yo me lo creo). Decíme de verdad, ¿sabés que pasa entre un hombre y una mujer cuando se "acuestan"?

-je je je je sii, ellos ...bueno el....de él..ahhh mamíiii. Bueno entra en ella.

-(¡porque Dios!!!) Bueno, pues que bien ya lo sabe mas o menos. Entonces le hablé de eso. Inevitablemente, se comenzó a reír de cada pareja que recuerda. No se los imagina desnudos, después me dijo que no me imagina en eso. Me preguntó por los noviazgos, etc. Y le expliqué que justamente allí viene la otra parte del asunto, el respeto y la responsabilidad.

No se si de verdad la maestra utilizó esos términos. Al llegar tomé el libro y si han estado en eso, pero viene de estar con primas mayores y sus compañeras de Gimnasia son mucho mayores que ella, y es imposible meterla en una burbuja.

Quedamos que ella estaría recogiendo la información y que la confrontaría conmigo. Al final, la que está mejor informada se protege mejor (también pude ser más explicita con las agresiones sexuales). Le conté que yo a los 12 años creía que con un beso una se embarazaba y hubiese querido tener a alguien para confrontar. Se ha reído de mí, me ayudará a recoger los mitos de la adolescencia. Seguro que me voy a divertir....

qué pena, ¿que hubiera hecho el Monje loco?




Comentarios

kARROLL ha dicho que…
la vida sigue su curso, no podemos pararla, a todas las madres nos pasa, pero cada etapa con los hijos es muy linda, hay que disfrutarlas todas...........un dia se acaban!
Bolux ha dicho que…
Glup !!!.....
esteee esteeeeee perame
Asi hubiese reaccionado Yo

voy ir pensado ya en esas respuestas para mis sobrinos
:S
Beka ha dicho que…
jajaja.. mi hermanita que tiene 8 años me pregunto como nacen los niños, por donde salen especificamente. Cuando le explique le dio asco y prefiere creer que ella salio directo de la panza.

jaja
Soy Salvadoreño ha dicho que…
"qué pena, ¿que hubiera hecho el Monje loco?"

¿De verdad, hubieras preferido que el contestara esa pregunta y no tú?
No lo creo.

Aunque no soy papá, creo que estuvo bien la forma de decirlo.

Gracias por compartirnos esas intimidades, aunque solo sea para poder decirte que me gustaria hacerlo tan bien como lo haces tú (lo de ser papá o mamá), o como lo hicieron mis papas conmigo.

Cuidaté.
Anónimo ha dicho que…
Ja! Difícil, no? En mi caso, con hija e hijo, decidimos dividirnos la responsabilidad de tales explicaciones: yo a la niña, él al niño. Por lo menos al inicio, luego cada quien debía dar la perspectiva del género opuesto, no solo en las relaciones sexuales, sino en las relaciones de amistad o de pareja en general. Bueno, en su momento, yo traté (con la mayor de las valentías y serenidad que me fue posible) el tema con la niña (ahora adolescente). El trató de postergar el tema con el niño (ahora ya preadolescente) pero finalmente se animó a hacerlo. Salieron a desayunar juntos, hablaron largo y tendido, y regresaron felices a la casa. Yo le contesto las inquietudes al niño. El se horroriza de hablar con la niña de esto. Inclusive, cuando vemos juntos alguna película con alguna leve insinuación de una relación sexual y ella está presente, él se incomoda y se tensiona y le dice: “cierre los ojos!” Ella se ríe, cierra los ojos por complacer al papi hasta que pasa la escena y yo le digo al oído “tu papi es bayunquito, verdad? Ni se entera que ya creciste”. Ella me dice: “si, él ni quiere enterarse”.
Saludos.
Tu vecina diurna de al lado.
Ixquic* ha dicho que…
Ja!
Beka, que chistosa tu hermanita, le dio por la negación jijiji

Soy Salvadoreño, sin duda que vos serás un buen papá. A mi la inteligencia de los niños me maravilla...y sorprendeeee

Anónima!

que me hiciste reir, es que me cuesta imaginarlo!

Supongo que por las condiciones culturales, los hombres tienen más pena abordar sexo opuesto estas cosas.

La verdad es que es difícil aceptar que ya pasan a entender el mundo de otra forma.

eso de “cierre los ojos!”, me ha caido en gracia, pero me parece a la vez tierno, ¡un papá penoso!

Saludos y gracias por agregar, otras formas de hacer las cosas y me parece bien.

Ahora Yo si tuviera un niño:
ehhhhh le cierro los ojos y los oídos!

(no se haría!)
Eli ha dicho que…
Mi hija tiene 7 años, y desde hace ratitos ha empezado a preguntar sobre los bebés y la menstruación por ejemplo, porque me ha visto a mí en el baño cuando ando con la regla y me ve comprar toallas femininas y ella ha querido saber para que sirven. Le he explicado que a ella le pasará lo mismo algún día y no deja de darle "ñañaras".
Juntas hemos visto el programa de Sala de Maternidad en el cable, por lo que ya sabe un poco lo que tuvo que pasar su mamí para que ella naciera, le he contado que su parto costó mucho y que casi no sale viva de mi panza.
Considero que el programa de TV le ha servido para comprender un poco el proceso de nacimiento, la cosa será cuando le tenga que explicar como entran... jajaja
Ahh y si está presente cuando estoy viendo una película y sale alguna escena complicadita... pues ni modo, mejor no digo nada para que ella no crea que eso es malo o sucio... mejor cierra los ojos cuando las películas son de miedo...

Saludos,

Eli
Aldebarán ha dicho que…
No sé que hubiese hecho él, pero me parece sano lo que hiciste tú

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …