Ir al contenido principal

Distancia y Desconexión


Leo con regularidad los blogs que están en la página de "Blogueratura" y la que conocí gracias a Jejo y sus letras. Leí la bitácora "El Tiempo Ganado" de Francisco Machuca. Reproduzco partes de su artículo denominado "Distancia":
"Las distancias nunca son geográficas. Los viajes más largos son la distancia entre las personas. ¿Cuántas veces nos hemos sentido como náufragos en una isla de un millón de habitantes? Solos en un mundo lleno de gente. Ni tan siquiera nuestros recuerdos pueblan nuestra soledad, sino todo lo contrario, la hacen más profunda. A pesar de todo no desdeño la soledad, al fin y al cabo es un refugio más de la gran indiferencia del mundo. Escribimos porque nadie nos escucha. Leemos porque nadie nos habla con la suficiente inteligencia. "
El artículo dice muchas cosas más para pensar, estar o no de acuerdo, en todo o en parte. Me identifico con su angustia en todo caso y se puede leer aquí:
El párrafo que extraigo, hizo que hoy por la madrugara entrara a pensármelo y no dormir hasta explicármelo. De hecho me desvelé porque mi hija aceptó, sin preguntarme, cuidar a una niña de cinco años mientras la madre salía a divertirse un rato. Claro, no me hice cargo de la de cinco, todas sus necesidades las solventó Ixbá por andar de ..... y yo me quedé cuidando a la cuidadora y de paso orientándola.
-----------------------------------------
Había pensado ya en la modificación de la distancia verdadera entre los humanos, yo misma me he distanciado de mucha gente que tengo cerca y me he acercado a la gente que vive lejos. Eso ha sucedido en la medida que existen tantas diferencias insalvables, porque hay diferencias que atraen curiosamente. Dadas las distancias advertidas (por mis gustos, pláticas, afanes, etc.) empuja a algunos --como yo-- a huir. Eso sí en mi caso hay una excusa indiscutible: sin tengo tiempo extra, es para mi hija.
Considerar algunos momentos como un refugio de este mundo es algo que se debe apreciar, pero tampoco caer en el extremo, como hacemos algunos cómodos. Al fin y al cabo, la vida en sociedad y los embates que en ella se dan determinan el día a día y no estar en medio de eso sería un sin sentido.
En "sociedad" se pasean cosas buenas e increíbles. Que uno sea raro...cada loco con su tema.
No se porqué escribo, y no sé por qué Ud. me lee. Seguro que ambos satisfacemos alguna necesidad (yo necesito leer a otros por ejemplo). Yo, he logrado auto combatirme aquí, y expongo lo feo, penoso que me sucede. Pero es un privilegio.
Afuera, hay una gran cantidad de "soledades", que no calan en una sociedad tan indiferente. Los vemos cuando limpian un vidrio, por ejemplo. En algún semáforo hay un señor a quién veo siempre y platicamos cosas. él está completamente solo, y solo limpia vidrios, solo vende diarios, solo ...solo, solo.
Eso me hace sentir superflua. En lugar de agarrar una computadora para evitar el contacto físico con los demás y desahogarme aquí, debería estar buscando a otras soledades que concurran (conexión con otros, pues).
bueno, el señor me acompaña dos minutos en el día (rojo por la mañana, rojo por la noche).

Comentarios

Gil Mtz ha dicho que…
SÍ, la soledad a veces nos proporcina algo de tranquilidad o en su defecto nos ayuda a encontrar algo de sabiduria en este mundo acelerado.

SONRIE!!!
Ixquic* ha dicho que…
si! claro que sonrrío, paro un rato y se me vienen esas cosas y lo escribo, luego continúo con la sonrrisa, ¡como si no!.

Estan bellos tus chiquitos,
Anónimo ha dicho que…
Escucháme ¿Y si inventamos la blogoterapia? ¿Cuál es el papel de lo virtual en lo real? ¿Qué necesidades afectivas suple y hasta qué punto? ¿En qué casos sí y en cuáles no debería intentarse?

Sería una terapìa auxiliar que no podría sustituir lo físico (no sería buena onda abrazar la pantalla de la computadora)

Un vez claro esto, la blogoterapia podría ser una herramienta para diluir ciertas formas de soledad o para enriquecer a otras.
¡Manos a la obra, Ixquic¡
Eli ha dicho que…
"Escribimos porque nadie nos escucha. Leemos porque nadie nos habla con la suficiente inteligencia"... dice el artículo que citas...
muchas veces me he preguntado porque en vez de platicar con alguien las cosas que puedo escribir en el blog... las escribo... sabes, siempre me he sentido "fuera de lugar" en este mundo, en una soledad ineludible y angustiante, no se si será por eso... o por una inmensa desconfianza hacia los demás que se ha acrecentado con las experiencia que la vida te da.
Por mi parte, por favor,
sigue compartiendo tu cosas en el blog. Yo siempre te leo.
Espero alguna vez me leas tu a mí.

Saludos,
Eli
Eli ha dicho que…
Apoyo a Anònimo en este de la blogoterapia...
talvez me sirva más que los antidepresivos...

Saludos,

ELi
Ixquic* ha dicho que…
Blogoterapia?

Buenísimo, Anónimo.

y te nombro mi terapista porque has acertado en esto:

"herramienta para diluir ciertas formas de soledad o para enriquecer a otras"

bingo!

y ya tienes otra víctima: Elí
Eli ha dicho que…
Anónimo,
tienes dos pacientes, que dices??
Mi Portal Vida ha dicho que…
Me he encontrado hoy con tu blog que me ha parecido genial, soy una apasionada de la lectura de siempre, tambien se lo que es la soledad y el refugiarse dentro, muy dentro en lo profundo de tu ser donde a veces ni tu mismo sabes el final. gracias por tus reflexiones. Bris

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …