Ir al contenido principal

¡Nivel intermedio! (Danza árabe)

Estas son algunas imágenes de la noche anterior. Hicimos un Show (Zamira´s Belli Dancers) para pasar a nivel intermedio de danza árabe y había que mostrar lo que hemos aprendido con la maestra durante estos meses. En esa foto, aparece un muchacho que traía locas a la jovencitas y quien nos bailó, hizo Shymies y se vistió así. Fue encantador verlo bailar. Para variar, Ixbá andaba de celestina con él y otra chica. ¿pero cómo que estaba bueno el chambre no?
La maestra, en azul, no pudo bailar mucho porque se enfermó. Y su esposo le hizo un reconocimiento público allí, le llevó flores; él es un señor que no disimula el encanto que siente por su esposa bailarina.

Increíble, pero eramos un montón y de todas las edades. Creo que bailaron 7 niñas, 30 mujeres desde adolescentes, jóvenes, adultas, y las de mejor edad. A mi que me encanta admirar gente, debo decir que esta noche bailaron dos mujeres esa "mejor edad", guapísimas, buenas bailarinas. Es que merecen tanto respeto.
Al fondo Ixbá, bailando. Siempre la invitan y se sube...
Las coreografías de grupo estuvieron apretadas, tanta gente! pero luego se hicieron duos, tríos, sólos. Las que tienen esposos estaban mas nerviosas, de alguna manera esto era para ellos (sus esposos). Otras habían llevado a su familia y algunas, bailamos porque nos gusta y punto. A mi hija la llegaron a ver sus entrenadoras del Tembag, dos chilenas agradables que le tienen mucha estima a la chiquita. Cada una pasó al frente e hizo su "solo", cada una feliz pues hemos trabajado en esto desde hace rato. Los trajes: flejos, colores, transparencias, monedas, cronotes, bastones, velos... todo se lució, muchas nos cambiamos en varias ocasiones, quizá fue Ixbá la que lo hizo más..
En esta foto, la bailarina hace Danza Tribal, es muy buena. Los movimientos son diferentes, parece que flotan, una actitud retadora, una mirada penetrante.


Yo, Akdeb aleek , esa canción me gusta mucho. Así que la bailé. Mi hija me huyó toda la noche, fuimos dos extrañas esta vez. Sólo me sacó de mis casillas un rato, y luego que otra persona me pregunto que si éramos parientes las dos casi se me revuelve el estómago.

¡Soy la madre! m-a-d-r-e ¿es que no es obvio?

Me sentí muy a gusto esa noche. Más allá de lo que la gente cree, es decir que ésta es sólo una danza sensual, se debe tomar en cuenta semejante concepto es demasiado básico, la danza en si es sublime y quien la ejecuta merece respeto.

Mucho.

Comentarios

Ligia ha dicho que…
De verdad que sí. Mis respetos.
kARROLL ha dicho que…
He tenido la oportunidad de ver a estas bailarinas en el medio oriente, muy bonitas y una danza que a cualquiera motiva.
En lo personal me encanta este tipo de musica, creo que este tipo de danza, aparte de ser exotica es muy sensual, sin caer en lo vulgar.
Bolux ha dicho que…
Pues Yo el respeto al esto lo aprendi aca en tu blog !!!

Como mecione ya hace un monton siempre estaba mas pendiente de ver que enseñaban y nunca ponia atencion al gran esfuerzo que se hace para este Mambo [asunto= royo =cuestion]...

.... ve que bicha de poco en poco ya se quiere alejar de mama !!!

:S
Ixquic* ha dicho que…
Ligia y karrol, si de eso se trata, pero es que acá....vaya, no siempre son capaces de distinguir.

Bolux, je. que bueno que hayas pensado en ese asunto-royo-cuestión, es importante y veras que podes disfrutar mejor un espectáculo.

y si, me huye la carajadita!

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …