Ir al contenido principal

El vientre y la danza

Mi hija estudia ballet en la Escuela Nacional de Danza, en la que pago mensualmente $5. La niña siempre me ha dicho que el ballet no le gusta, yo le aconsejé seguir por allí aunque no sea ese su destino final, pues la danza clásica tiene beneficios, especialmente por el dominio de la técnica y la formación del cuerpo. Luego ella hará lo que quiera. Por ratos le insinúo sacarla y dice: ¡ni loca!
Asiste a tres clases semanales y siempre está contándome lo que aprende (y con entusiasmo), me ha hecho recordar cosas y he podido explicarle otras. Yo le cuento que uno de las razones por las que más detestaba el ballet --a su edad-- era la postura, control y colocación del cuerpo. ¡eso ya era un gran sacrificio sin hacer movimiento alguno! apretar el estómago, meter las costillas, bajar el pecho, hombros relajados, meter los glúteos, etc. A veces dormía y seguía apuntando los pies. Ella dice que soy rara y que le cuente más.
Esa exigencia, necesaria en el ballet explica por qué las bailarinas clásicas tienen un vientre muy plano. A mi me gusta verlas, parecen muñecas.
Sin embargo, las mujeres no tenemos por qué tener el vientre plano, no es natural. ¡y lo sabré yo! Nosotras tenemos una pelvis moldeada, en el centro hay un hueco, justo para un bebé; a diferencia de los hombres nuestro hueso púbico está más orientado hacia adelante esto hace que los músculos abdominales, que empiezan justo ahí en el hueso púbico, también se vean hacia adelante.
Cualquier mujer tiene el vientre redondeado y justo abajo del ombligo hay una zona que sobresale. Y se ven bonitas. y si no, que me lo cuente La Maja desnuda...
Hoy me explicaba la maestra de danza oriental que bailando esto, se fortalece mucho el vientre y los músculos pélvicos y se afina la cintura. Por ejemplo, el movimiento "twist", que es suave pero se hace moviendo la cadera de un lado a otro, haciendo un acento en la música, los golpes se hacen hacia adelante con un poco de torsión. También se puede hacer de forma continuada y agregar un Shimmy (vibrar). ahhh, bonito!
Realmente el vientre redondeado es bonito. Algunas que ya somos mamás, tenemos otros detalles propios del embarazo, digamos un plus (je je). Tal parece que el cuerpo de una mujer es una pared blanca..y con el tiempo se va llenando de signos, de signos de vida.
¡como disfruto bailar!

Comentarios

Soy Salvadoreño ha dicho que…
"signos de vida" ¿Te refieres a las cicatrices de una cesarea o a la marca del elastico del "underwear"* despues de un dia agitado?

Ixquic, perdona por favor este comentario tan irreverente, pero no pude evitar escribirlo ;-)


Saludos
Ixquic* ha dicho que…
Soy Salvadoreño, no pidás perdón y no es irreverente. Las cosas que pasan tal y como son, deben hablarse. No me gustan el manejo secreto de "lo femenino". A mí me interesa lo que los hombres viven y las mujeres también, no hay nada oculto bajo el sol.

"signos de vida", si hay varios.

Las mujeres hablamos con el cuerpo. Cuando la panza crece con el embarazo, la piel se estira. Hay varios tipos de piel, y según su resistencia así serán los vestigios de ese crecimiento de panza.

El crecimiento de un bebé, implica a veces, el rompimiento de las fibras elásticas de la piel y se crean unas "marcas" a las que llamamos estrías.

al final son cicatrices blancas. Si tu agarras una bolsa plástica y la estiras un poco (sin romper) verás de qué hablo. Queda estirada, y no hay forma de delvolverla como estaba.

No son exclusivas de las mujeres, son del ser humano, pero en nuestro caso, las sufrimos por el embarazo.

Cuando me comenzaron a salir, lloré mucho, Ixbá ni había salido. Cuando salió pensé que no me importaría que se multiplicaran por mil, con tal de tener en los brazos a esa bebita.

Cuando voy a la playa, las muestro y ahora que bailo este tipo de danza también y no me importa.

Ella me besa la panza dice que es su responsabilidad (je je).

Otra cicatriz, es la cesárea. Yo la tengo pero no se ve para nada. No es por nada, pero en Maternidad me dieron un buen servicio. :)

y luego, los cambios del cuerpo. Hay mujeres a las que el cuerpo le cambia. A mi no me cambió quizá por el ejercicio, no lo sé.

y así va cambiando con cada hijo y no es para mal. El cuerpo femenino sabe recuperarse bien, y va grabando su vivencia en esas marcas.

todo tiene su toque.

Sabés, cuando eras niño...no corrias a abrazar a tu madre y colocar la cara en el estómago o el vientre? no era esa una sensación de seguridad y calidez incomparable?

es magia...
Soy Salvadoreño ha dicho que…
Gracias por tu indulgencia.
Y si, corria donde mi mama para que me abrazara y algo especial sentia y siento aún.

Que dicha las mujeres que son mamás y no se acomplejan por esas marcas y esos cambios, como mi mamá.

Se me viene una cancion de Arjona a la mente, a proposito del cuerpo femenino, pero ahora pienso en mi esposa:
"Dicen que fue una costilla, hubiera mi columna vertebral por verlas andar -despues de hacer el amor- hasta el tocador y sin voltear, sin voltear"

Saludos ixquic.
Ixquic* ha dicho que…
ss, has escrito muy buenos post en tu blog y no he podido comentar ninguno. No lo he hecho por falta tiempo, y porque no quiero poner cualquioer cosa. Ojalá y luego lo pueda hacer,

Saludos!
Soy Salvadoreño ha dicho que…
Siempre eres bienvenida.
Estos dias he tenido mucha actividad escribiendo y comentando en los blogs, a veces estoy mas topado de cosas.

Saludos
Beka ha dicho que…
wow! creo que el principal problema en la autoestima de una mujer es nunca estar segura con su figura, mi cuerpo ha cambiado considerablemente desde los 13 años y recuerdo que todavia cuando tenia 18/19 estaba muy asustada. Y ahora despues de los 24 cambio mucho más para verme mas adulta? no sé, talvez sea mi falta de ejercicio jaja.. bueno, siento que hasta despues de los 24 soy una mujer adulta, o al menos me veo como tal.

(ya demasiadas intimidades..jaja)

Poco a poco con ayuda externa del ser amado..:P, voy aprendiendo a aceptar mi cuerpo y a quererme y a desinhibirme!

A la bailada no le hago todavia.. ! jajajajaja

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …