Ir al contenido principal

Arabia, mundo árabe y la danza (1)




Cierta vez una bailarina con sus músicos había arribado a la corte del Príncipe de Birkasha. Y, admitida en la corte, bailó ante el príncipe a son del laúd, de la flauta, de las tablas y tambores, y de la cítara. Bailó la danza de las estrellas y la danza del espacio, y por último la danza de las flores al viento. Luego se detuvo ante el Príncipe e inclinándose, le hizo una reverencia.
El príncipe emocionado le pidió se acercara y le dijo:



" Bella mujer, hija de la gracia y del encanto, de donde viene tu arte? Como dominas tú la tierra y el aire en tus pasos y el agua y el fuego con tu ritmo y tu cadencia?"

La odalisca se inclinó de nuevo ante el Príncipe y le contestó: "Su alteza, no estoy segura como responder su pregunta, pero sí sé que el alma del filósofo vive en su cabeza, el alma del poeta en su corazón, que el alma del cantor vibra en su garganta. Pero que en cambio, el alma de la bailarina, vive en todo su cuerpo"
Khalil Gibran
---------------------------
Bailar danza árabe en un país occidental puede resultar una interpelación constante por parte de la gente pues cada cual tiene cada idea sobre ella que los conduce a percibir –a quienes la practicamos— de “raras” o “exóticas”. A mi me resbala, como a mis compañeras de baile y a mi hija (quien es mi compa de baile también).

Sin embargo hay tres ideas falsas de ella que me chocan y que expongo:

a) La más común y a la vez chocante es que se diga que se trata de una danza de seducción porque se caracteriza por el movimiento pélvico (el vientre) de las mujeres y la bailarina suele presentarse con trajes de dos piezas para mostrar esos movimientos. Esta falsa idea se complementa con el afán o morbo de aquellos que quiere “ver” el baile, por libido idiótico. Lo peor es que cuando se encuentran con una bailarina “rellenita” se espantan pues no quieren ver danza, quieren ver cuerpos o mas bien determinados “atributos”. El típico sentido de la estética vana. Es una lastima porque por esas cosas muchas mujeres desisten de bailarla o presentarse en público.
En la Escuela de Danza del Club Árabe Salvadoreño yo me he topado con cada historia: mujeres abusadas, acomplejadas, deprimidas que han encontrado en la danza una verdadera terapia. Llegan y se ven al espejo y se rechazan a si mismas, usan blusas largas. Con el tiempo se redescubren a si mismas, gracias al ejemplo de otras mujeres y entonces ocurre la revelación: muestran mas su cuerpo y se enfrentan al espejo, se aceptan y se dan cuenta que la belleza es proporción y no languidez. Hay muchas mujeres que ya son abuelas y asisten con sus nietas, son agradables y ejemplares. Bailamos para nosotras mismas porque sólo así podemos pasar al siguiente paso: aprender la técnica y la interpretación que esta danza requiere.


b) El segundo punto que me choca, es el que colocan aquellos que reprochan “¿pero cómo bailás una danza de gente tan despreciable? ¿Qué no ves como tratan a las mujeres? ¿Qué no hay suficientes expresiones de danza occidental?” La verdad es que hay demasiado prejuicio en esto, nadie es despreciable y si los talibanes lo son (por terroristas) esta danza no es expresión de sus ideas, todo lo contrario. El rollo religioso es aparte de la expresión de la danza que es anterior a la religión, mas adelante volveré al punto. Y sobre otros horizontes dancísticos, claro que los hay. Esta es una bonita opción, que además yo he logrado fusionar con la danza contemporánea, el burlesque, tango, flamenco etc.

c) El tercer punto, que me ha llamado la atención es que recientemente hubo alguien que me dijo y esa danza “¿es realmente árabe? Es que los verdaderamente árabes eran muy “primitivos” quizá sea la danza de los países que ellos sometieron tras el Islam ....”

Llevo practicándola tres años y cada día que pasa más me gusta y me realizo en ella por muchas razones. Por eso me molesta no saberme entendida y a veces cuestionada. Así que me anima aclarar algunos puntos través de estas líneas, lo que haré brevemente, excepto por el último sobre el que si deseo ahondar en el siguiente post.

Buenas noches

Comentarios

Karla ha dicho que…
Qué hermosa la entrada (: y también lo que hacés, muchas felicidades por tanta constancia bailando.
La historia también está preciosa, es bueno saber estas cosas.
Saludos!
alicia ha dicho que…
La Historia me gustó mucho, me encanta Gibrán. La danza Arabe es parte de mi familia, por cuestiones geográficas, no me tocó participar de la tradición de aprenderla, pero me gusta apreciarla. La danza es lenguaje, es parte inherente de cualquier cultura, incluso la nuestra tiene raíces en la cultura arabe lo queramos o no. A mi en lo particular, me resulta bella, tan sensual como humana. La danza como tu dices, es terapéutica. En psicoanálisis se maneja que la danza es "la expresión vertical de un deseo horizontal". Hay que entender que en psicoanálisis, la sexualidad no es sexo en sí sino la posibilidad de sentir placer y desde allí estoy de acuerdo, la danza es un placer y una posibilidad de expresar ese placer que nace en el cuerpo vivo y vibrante. El como cada quien vea la danza, habla de sus valores, sus posibilidades de expresión y la existencia o falta de conocimiento de sí mismo y las culturas. Muy lindo lo que escribís. Saludos
Ixquic* ha dicho que…
Hola karla, gracias por las felicitaciones.

***

Alicia,

sabés no había reparado en tu apellido. te agradezco el comentario, pues vos como psicóloga lo abordas desde esa visión y me parece que complementa.

gracias por tu comentario
alicia ha dicho que…
jajaja, tanto tiempo conociéndonos. Salum es libanés, significa Salvación y mi familia en México es altamente apegada a las tradiciones libanesas, esto incluye comida, danza y costumbres, hay orgullo por los ancestros, mis chosnos (papás de mis tatarabuelos) se conocieron en el barco que los traía al nuevo mundo.

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.