domingo, 25 de octubre de 2009

ocho

Ocho días me quedan con ella y ya siento un nudo en la garganta. Ella está feliz, de hecho me dijo que ayer fue uno de los mejores días de este año pues tuvo sus intramuros en el Colegio y ella es la capitana del equipo de fútbol de su grado y se coronaron campeonas de los juegos. Me pidió que la fuese a ver aunque el fút no me guste ni lo entienda.

La vi hacer un gol y observé la barra que tenía. Su maestra era su fan y la que más gritaba junto con niños de otros grados. Al final los varones (que no sacaron la cara por el fut masculino, je) la llevaban cargada. Vaya cuactemita morada la que tengo.

casi no le hablé, pues el trato era presencia pero no acoso. Esto es, "mamita llegá a verme pero no me pongás en verguenza con mis amigos". Lo curioso, es que sus amigas y amigos son los que se me acercan a platicar!!!

El viernes le haré una despedida con amiguitos y amiguitas, asi me reservo dos días sólo para mí con ella.

2 comentarios:

magus civis mundi dijo...

Ya haremos un plan de emergencia para levantarte esos ánimos y salir...
Qué felicidad ver a tu hija crecer y ser una estrella... el fruto no cae lejos del árbol!!!!

Ixquic* dijo...

siiiiiiiiiiiii por favoooooooooooooooooooooooooooooooooor

bailamos?

(je je)