Ir al contenido principal

Entre mis óvulos y mi adolescente hija.....vivo yo

je...un poco melodramática, si.

Vaya año 2009, lleno de accidentes, convalecencias, vaivenes, mucha danza, análisis legales. Pero nada de eso me consume como si lo hacen mis benditos óvulos y los cambios por los que atraviesa mi "chiquita".

Mis óvulos mueren y llevo varios meses que tal suceso viene acompañado de migrañas. ¿porqué? no lo sé. No logro explicar la relación de un fuerte y desquiciante dolor de cabeza con el período menstrual, pero me sucede. Eso sucede al final de cada mes y trato de prepararme psicológicamente pues me parece un "trato cruel e inhumano, aunque no degradante" y para esto no hay convención internacional que valga o preevea para mi una protección especial, en mi condición biológica de "mujer". Así, que hay hacerle fuerza ovaria.

ni modo.

y con ella, digo, mi hija....pues, me estoy "recordando". Siempre fui precoz, a mis once quería tener trece y a los trece, me sentía de quince. Y que decir a los quince......baje las estrellas del cielo para tener 18 y gozar de más independencia y libertad.....ah! la libertad bendita de cada día de mi vida, la celebro (pa`que decir que no, si ..si).

Volviendo al punto --que no soy yo, si no ella--, mi niña me hace gracia. Es otra aunque en esencia es la de siempre. Me parece que en meses ha tenido cambios rápidos en su temperamento, a veces malhumorada y otras hipersensible. Busca su "privacidad", aunque por rato se le olvida y me suelta todos sus rollos y si me nota distraida se "ofende" por no prestar atención.

Otra cosa novedosa es que comienza a desarrollar la noción de futuro (claro inmediato), antes sólo vivía el presente.

Su lenguaje corporal ha cambiado y su vocabulario. Ha comenzado a quitarme algunas camisas, lo que si me molesta....pero cuando recuerdo todas las que le hice a mi hermana....se me pasa.

y la vanidad! ay....es que la detesto y espero que le pase pronto. Se peina todo el día y se cambia varias veces antes de salir. Y qué decir del sexo opuesto, desde que descubrió que hay niños lindos no hace otra cosa que hablarme de ellos, porque según me cuenta los ha descubierto por todos lados: en el cole, en las clases de inglés, en las clases de ballet, en la colonia de sus primos....y bueno, es que hay que reconocer también que por todos lados hay hombre lindos con la diferencia que a mi edad ...están casados y lo mejor es ni mirar. Ella se tira las carcajadas cuando le hago el comentario pero yo no le veo el chiste.

Afortunadamente, ella cuenta conmigo, con mis oídos distraídos, con mi confianza infidente (pues lo estoy contando acá) y me perdona los razonamientos imprudentes que hago en ocasiones. Es genial redescubrir a mi hija cada día, como la primera vez cuando la vi al salir de mi cuerpo: ojos negros, tiernos mirando la luz del día...un enero de 1998.

Comentarios

magus civis mundi ha dicho que…
Qué lindo que tenga a su lado a una madre que la va a guiar, tal como una maestra de baile.

Amiga, las luces empiezan a cambiar, los escenarios y los telones, qué bueno que te tiene tras el telón y en él.

Las adoro mucho!!!!

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …