domingo, 14 de junio de 2009

Creando cuentos y danzas

El próximo sábado la Escuela de danza árabe (Zamira s ) realizará su cierre de cursos en el auditorio del MUNA y por eso, aprovechando las condiciones de una sala (luces, espacio, utilería) pienso aportar con el grupo en el que bailo, un final Tribal.

He desarrollado siempre la idea de la serpiente, que según la egiptología, representaba a la diosa UADYET protectora de la corona del bajo Egipto.

He armado una breve introducción de danza con espadas (con música del Circo del Solei) y en escena aparecemos 4 bailarinas acostadas en el piso. Al centro está la cesta con la serpiente (Mi hija) adentro. Desarrollamos la danza con los sables (porque ya todas en el grupo tenemos uno!) y al finalizar destapamos la cesta y salimos en off.

Luego sigue la coreografía de la cobra (que ya interpreté yo) y entonces hacemos un tribal con la trope zamira´s y finaliza un alegre individual.

Anoche estuve con mi hija enseñándole esta coreografía, enseñándole cómo bailar tribal y a la vez "ser interprete" de un animal tan complejo como una cobra, estuvimos discutiendo sobre cómo ser amenazante y cómo la mirada hacia el público puede lograr ese efecto. También el movimiento....terminamos peleadas. Pero la terminamos, negociando. Le he dado un margen de libertad en una parte de la coreografía pero la obligué a respetar las imágenes y ciertos movimientos, que al final de cuentas son los que caracterizan a esta coreografía. Yo sólo espero que ella lo haga mejor que yo.

la pobre tendrá que aguantar tres minutos encerrada en una canasta (mientras bailamos con espadas), y ya hicimos las pruebas de esta tortura: respiración y colocación cómoda. Según ella ¡es pan comido!

2 comentarios:

Nancy dijo...

Suena super interesante.
Dos preguntas: ¿A que horas serà la presentaciòn? ¿El acceso es para el pùblico en general o sòlo para los participantes de los cursos?

Espero tu respuesta.
Que tengas una linda semana.

Ixquic* dijo...

Hola Nancy.

La presentación es a las 7 p.m en el muna y el acceso al público es general, sólo que la entrada cuesta $10 (ya ves que el Muna lo hemos rentado al igual que el sonido, entre otras cosas...)

a mi me encantaría que este tipo de danza atraiga a más gente, que los familiares de quienes bailamos.

Muchas alumnas van a bailar y habemos de todo: niñas, adolescentes, jovenes, adultas y de aquellas que están en su mejor edad. Estas últimas, son una joya, generalmente las señoras bailan tan bien que cautivan.

muchas tienen a penas dos meses en clases y ya se animaron a bailar.

ojalá podás darte una vuelta por allí.

Saludos,