martes, 20 de enero de 2009

Quebradera de cabeza

Mi cerebro va a explotar, trabajo en otra coreografía (ya llevo dos Gypsis, un tribal, una con velo) que lleva varios ritmos: zaar, baladí, saidi y malfuf. La canción es genial, la escucho y mi alma empuja al cuerpo y se ponen a bailar. Hago dos versiones, un solo y un dúo. Esto porque espero bailarla con una compañera a la que le doblo la edad (je, podría ser mi hija, baila lindo). Hoy comencé, llevo dos minutos de cinco. Ciertamente es una quebradera de cabeza: dirección, nivel, bastón, crótalos, interacción, coordinación...on on..on.. Trabajo en esto porque en unos días voy a comenzar a trabajar en un proceso creativo de danza contemporánea y se que eso me devastará.

En mi trabajo estoy armando un documento, es decir, ¡otra quebradera de cabeza! hoy no salí a almorzar leyendo y pensando en estructuras para luego sentarme a escribir.

Y hoy mi hija me salió con una ganga: las dos haremos 5 reglas cada una (reglas de convivencia) y las respetaremos. Ya llevo una hora y no he escrito ninguna. La cabeza me va a explotar. No se trata de inventarse el mundo, pero cada cosa que hago me implica pensar qué hacer. De pronto se me ocurren algunas:

1. Una debe aprender a reírse siempre de sí misma. A mi me gusta joder, poner apodos, hacer chiste o payasadas y el limón de mi niña se enoja. Si el objeto del chiste es ella ¡hasta llora! no me gusta su hiper sensibilidad. debe ser tolerante, así que esa es mi primer regla.

2. Autosuficiencia, colaboración y atención. Cada cual asume sus cosas, no debo hacer absolutamente todo yo por ser la "mamá", debemos aprender a no depender de la otra. Esto sólo es válido para ciertas cosas, pues como mamá hay obligaciones y atenciones que me corresponde . Ella por su parte debe ser una niña atenta y cariñosa con la mamá.

Ya! me regreso a la bailada y le seguiré dando vueltas a esto de las reglas, no dispongo de tiempo libre mas que la noche. No quiero estar frente a esta pantalla.