Ir al contenido principal

hombres

Casi nunca hablo de los hombres, si, de los hombres. Es que es una de mis rarezas, ¡los evito! no les huyo porque curiosamente logro congeniar mejor con amigos que con amigas y vivo rodeada de ellos. Mi último novio lo tuve en el 2006 (o 05?), un abogado ex compañero de la Universidad quien además era uno de mis mejores amigos y lo sigue siendo.


MusicPlaylistRingtones
Music Playlist at MixPod.com


Desde entonces he gustado de alguno que he conocido, pero de lejos se ven muy bien. Alguna vez cometí la torpeza de contarle a mi hija quién me gustaba y ella sólo pasaba emocionada por algo que a mi no me provocaba más que gusto. Creo que ya la convencí que ese fulano hace ratos me cae bien y no lo miro con "esos ojos".

En mis circunstancias, la gente suele decir o preguntar boberías y alguna vez cometí una torpeza con una conocida:

--¡Hola mujer! ¿como estás?
bien.
(...)
--¿y con quien andas? ¿te casaste?
no, estoy criando a mi hija.
--¿pero porqué?????
Pues bien decíme vos ¿ya te divorciaste?
-- n...no?
--¿pero porquééééééee?

Esta mujer me debe haber odiado. Le expliqué luego que cada cual elige su vida y sus tiempos. Yo conozco mujeres que no quieren tener hijos ¿y?

Un amigo querido, me dejó un comentario que me recordó otra de esas malas pasadas con algún tipo muy insistente. Otro abogado, muy guapo y muy buena gente que le gustaba llegar a mi oficina a platicar hace unos tres años. Mis compañeros de trabajo lo descalificaron por arrogante, creído y superfluo. De manera que cada vez que este tipo llegaba, me hacían la vida imposible, era inevitable romper en carcajadas por la cantidad de cosas que hacían a las espaldas del abogado. él lo notaba pero se aguantaba, yo quería que la tierra me tragara o se tragara a ese "clan" de supervisores. Pero este amable pretendiente "entendió" por fin que no estaba interesada en él. Nunca regresó, por fortuna...llegó a perseguirme hasta en el gimnasio.

La verdad es que he tenido experiencias agradables pero extremadamente raras. Anduve con un tipo desde 1990 a 1995, tuve que escapar de él cuando llegué a la universidad era tan machista que me prohibía bailar y usar pantalones! A pesar de todo, conservo muchísima estima hacia él, pero no puedo demostrársela siempre está dispuesto a "volver" y dice estar allí para toda la vida. llevo 13 años huyendo.

Intenté entablar una relación con otro tipo, muy agradable, pero tenía una extraña incapacidad para ser fiel. Una vez lo senté, le ofrecí mi amistad y hasta complicidad y terminé con él. Antes de decidirlo llevaba varias lágrimas en mi haber. Hoy es periodista y por cosas de trabajo lo veo y nos reímos mucho. Por él, siempre me ha interesado entender esa manía de los hombres por la multiplicidad de mujeres, sin considerar los sentimientos de ellas.

Los hombres son los compañeros de las mujeres. Nos hacen felices y es genial gustar de alguno visto en el lejano horizonte. Por ahora aprecio mis amistades y mi vida con la danza

;)

Pd. Hoy mi niña se fue con el papá y a mi se me ocurre escribir boberías personales.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
siempre me he cuestionado porque una mujer como tú sigue estando sola?

xyz
Naida ha dicho que…
Vaya historial! no me extraña que los quieras ver de lejos, aunque los finales actuales me encantan. Mejor amigos hasta que salga el adecuado o no...que (no es mi caso) pero sola también se puede vivir bien fijo y además con una niña tan guapa...

Besos!
Ixquic* ha dicho que…
xyz, no se qué contestar pero lo si se, es que llevo los últimos años muy estable y sobre todo, muy realizada. Vos sabés que disfruto mi trabajo, mi hija y mi danza. Todo es muy intenso. Claro las cosas pueden cambiar, pero no hay quien logre distraer mis vaivenes.

Naida, totalmente de acuerdo.

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.