Ir al contenido principal

Bailar enferma

Este sábado participé en un show que las Zamira´s realizaron en San Miguel, conocí por fin el Teatro de la Ciudad, muy lindo aunque confieso que el de Santa Ana me gusta más. Fui con mi hija, mis sobrinas, compañeras de baile y los músicos percusionistas. Un cansado viaje de ida y regreso, pero agradable. Esta vez anduve retraída pensando en las mi babosadas (cosas) pendientes y arrastrando un agotamiento del que no me puedo reponer.
Había un calor soportable, pero me produjo más agotamiento, tanto que al final me sentía deshidratada ¡encima andar detrás de las niñas que les encanta escapar de mi control!

Ya he bailado con calentura, con migraña, con el corazón roto, con todas esas enfermedades cotidianas, pero esta es la primera vez que me pasa lo del agotamiento extremo. Comencé a sentirlo desde la semana anterior.

Siempre sucede algo curioso: al momento en que mi canción suena, eso se va al carajo y me anima bailar y siento un auténtico gozo ¿curioso no? Pero esta manera de compensación no me resuelve la vida, una no puede andar por todos lados bailando para subir la energía y el ánimo. Es jodido y sé que esto me está pasando porque mi médico me prohibió comer todo lo que antes me daba energía: dulces, pastas, pan, arroz, entre otras cosas. Esto me esta haciendo bajar de peso, ha comenzado a debilitarme y he perdido la ilusión de comer como antes. ¿y como no? si lo que deseo está prohibido (y ahora lo deseo más).

Casi todo el año me lo he bailado enferma, estoy mejor con la dieta, pero me agota el ritmo de la vida en su conjunto combinado con la abstinencia de lo más deseable en este mundo: comer rico.
grrrrrrrrrrrrrrrr!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.