Ir al contenido principal

Terquedad en las venas

Soy terca por naturaleza, pero aprendí a ceder. El tiempo me ha ablandado sin duda. Aunque....hay temas duros que mi cerebro, alma, corazón y cuerpo (o sea yo) no son capaces de soltar. Algunos temas son políticos, otros tienen que ver con actitudes machistas que rechazo y otras con la ética de la vida.

Aprender a ceder es importante en la medida que nos toca relacionarnos con otros, para hacer cosas en sociedad hay que ganar y hay que perder. Esto lo digo e intento hacer ahora que tengo 34 años.

Pero de niña era la "niña piedra", estaba dispuesta a aguantar viento y marea por mi forma de ver, hacer, pensar. Y vaya que lo pagué caro. ¿porque rememoro esto? ah, pues hoy me reí mucho con una conversación con mi hija, piedra también.
Ella me contó que salió con la abuela a comprar telas para hacerse un nuevo traje de bellydance. Se tardaron tres horas en elegir, me dijo ella. "es que mirá la abuelita quería unos colores y yo otros y no podíamos negociar! ni ella cedía ni yo. Entrabamos y salíamos de la tienda, ella se enojó y no me hablaba, después yo me enojé...y la señora que nos atendía mejor nos dejó solas. Ninguna cedía, fijate".
Al final compraron una tela blanca. Color de paz, color que se puede combinar.
Mi madre querida me dijo "he revivido momentos con tu hija... ¡tercas!
ja, es intravenoso...y viene desde generaciones atras.

Comentarios

Carlos Abrego ha dicho que…
Ixquic*:

Decí claramente, se trata de "Cien años de terquedad"...

Lo contaste muy bien que me lo he imaginado.

Saludos.

Carlos.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …