Ir al contenido principal

El Teatro de nuevo...



¿Puede una enamorarse de los edificios? ¡por supuesto! Están allí para que los admiremos por fuera y por dentro. A mi me gusta la arquitectura. Me cuesta resignarme, perder el centro histórico.
Este fin de semana fui al Teatro Nacional. Me pareció genial haber entrado de nuevo. Yo creo que de la gama de cosas que tenemos como patrimonio cultural, el que tenemos más apropiado es este teatro. Fue como haber entrado en casa de nuevo. Está como siempre, lindo.


Me remonté a tantos recurdos de infancia. Sólo me hizo falta ir a almorzar al Mcdonald de la esquina, uno subterráneo. Allí me llevaba mi mamá cuando bailaba en la época de navidad o me llevaba a ver bailar.

Los alrededores del Teatro están despejados, ya no están las ventas que lo cubrían y volvían inaccesible el ingreso a él. La Plaza Morazán, frente al Teatro quedó ordenada desde que un ex Alcalde (Silva) le hizo arreglos, lo cercó. Y al fondo la Catedral se ve bonita. El parqueo Morazán, parece seguro y desde allí la foto. Los edificios aledaños están pintados y arreglados ya que las empresas que los alquilan o los adquirieron han cumplido con la ley que les manda a respetar y cuidar ese patrimonio. Entre estos el edificio Lutecia, que siempre me gustó. Sin embargo, hay otros eficios están allí sin utilidad alguna, como éste (atrás de la Lotería Nacional):


Mi hija bailó y la fui a ver tres veces, el teatro se llenó y creo que muchos andabamos felices allí adentro, sólo por el hecho de estar allí. Me encontré con maestros y bailarines. Un gusto ver a la gente de danza. También me encontré con mi maestro de danza contemporánea y me jaló un poquitín el aire por haberme desaparecido sin avisar y pues...allí voy de nuevo.


Ojalá también abran de nuevo el Café Teatro.

Comentarios

Carlos Abrego ha dicho que…
Ixquic*:

Me ha gustado mucho tu reportaje fotográfico. En él aprecio tanto las imágenes como el texto.

Me he vuelto a sentir allá... esta vez guiado por vos.

Muchas gracias.

Carlos.
Anónimo ha dicho que…
Sí Ix, por supuesto que una puede enamorarse de los edificios, yo lo estoy desde hace casi 25 años y al igual que a vos, el teatro nacional ejerce sobre mi un embeleso especial. Ahhhh!
Sabes, lo del café teatro sería estupendo, ese es uno de los sitios de encuentro que se extraña.
En relación al espectáculo de este fin de semana, puede hablarse de cosas rescatables y otras... eh... no tanto. Lo que sí me pareció no solo irrespetuoso al recinto sino también ofensivo a los asistentes, fue el desmesurado volumen de los aparatos de sonido. Si cerrabas los ojos, te transportabas a un microbus y hasta te parecía escuchar "suba, suba madrecita que todavía caben...". Eso sí que estuvo cruel.
Saludos ;-)
Antares.
Angelinafree ha dicho que…
Para mi, nuestro TEATRO NACIONAL es EL KIROV!!! maravilloso volver.
Un abrazo. Angelinafree
Anónimo ha dicho que…
No he podido ir al teatro pero me muero de ganas. Y apoyo que reabran el Café Teatro, pero especializado en café. Será más sano y permitirá aprovechar mejor ese espacio. En los tiempos finales antes que lo cerraran parecía cantina, de esas que están cerca del teatro.
No tengo nada contra el alcohol pero la mara se excede con frecuencia y desnaturaliza los espacios.
Calgary babe

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …