lunes, 29 de septiembre de 2008

coser y danzar


Tener vestuario para bailar es sumamente caro, bailés lo que bailés. Llevo varias semanas cosiendo y decorando tops (parte de arriba) de mis trajes. No hay nada como un traje comprado, bordado con flecos o monedas. Son bellos, pero caros. Por eso he tenido que reciclar muchas cosas y me ha resultado bien.
He mandado ha hacer faldas para danzar y me he dedicado ha armar caderines y a coser mis tops, a los que les he bordado piedras, lentejuelas, mostacilla de colores. Casi termino uno de tribal que empecé hace rato.
Coser me entretiene, me gusta bailar con el fruto de mi trabajo y mis diseños ¡como que no! Claro, está mi queridísima madre, ella es un genio para adivinar lo que siempre necesito, aunque mi hija se ponga celosa (dice que la abuela sólo me asiste a mí). A ella le encanta verme bailar con sus propuestas de ropa y sus ideas locas (ella hace mis velas, velos, bastones, alas). Ella es un genio.

2 comentarios:

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Lo bueno de hacer tus propios diseños, es que tienen un estilo personal,un distintivo entre los demas, aveces los trajes son todos iguales, es el "ataque de los clones" como espectador recuerdas a la bailarina con algo diferente, un toque distinto.

Nfr.t-iry dijo...

A juzgar por las fotos, se te da muy bien. Yo creo que toda bailarina de danza oriental-tribal... finalmente se dedica de un modo u otro a realizar su propio vestuario. Lo mejor? Es único, exclusivo, tal y como lo imaginaste, y lo mejor... bailas no solo sintiendote orgullosa del baile en si, también del vestuario que es tu propia obra de arte. Ánimo.