Ir al contenido principal

bailando con espadas y mentiras



He tenido que armar una coreografía con la espada y lo hice esta tarde mientras mi hija hacía sus tareas. Cuando bailaba, la niña meque decía "así no es mamá".
shhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!, le decía yo. Pues siempre está buscando excusas para no trabajar en lo propio.

Armé frases para manejar la espada de diferentes maneras --tomada por el mango o con se llame eso-- pero manejando desplazamiento, para luego hacer equilibrios con ella en la cabeza, mientras bailo; luego en la cadera, mientras giro. También agregué unos giros alzándola con las dos manos. La canción lleva luego un ritmo baladí y al fin! podré usar un paso que me encanta que va justo con ese ritmo.

pero luego...ante la insistencia de la niña meque, le dí la espada para que me dijera qué hacer. Me sorprendió la agilidad para pasar la espada de atrás para adelante en círculos y de un lado para otro. Lo intenté y no pude! me dolió la mano. Luego me explicó como agarrar la espada y como girar la muñeca. La tomé de nuevo y me salió, aunque me dominaba un poco, siento que estoy en plena lucha con alguien y no me puedo imaginar golpear a alguien con ella.

Justamente por eso, debo practicar para tener fuerza y agilidad. Lo bueno es que en la coreografía haré eso por escasos segundos...aguantables. La espada pesa.....así que haré brazos.

Aunque le agradecí a mi hija (que siempre tiene mucho que enseñarme) caí en la cuenta sobre las cosas que ella hace mientras trabajo: ¿será capaz de pasársela bailando con una espada? --que conste que no tiene filo, pero un golpe mata a cualquiera-- ¿cómo me explico su dominio? el Zorro le temería! Le pregunté y obviamente lo negó, dice haber visto a alguien bailar así y punto. Seré mamá pero no mensa. La espada quedará con llave y yo bailaré feliz con ella.

:)

Comentarios

Pero cuando este bajo tu supervision dejala que baile con su espada, si tiene la facilidad no se lo prohibas, si eso lo hace chiquita ,imaginate como manejara la espada a los 25 años, si le gusta el uso de espadas hay artes marciales donde lkas espadas, chacos, son basicos, porque manejar una espada es un don

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …