Ir al contenido principal

Un tiket para viaje que no fue



Ayer asistí con mucho entusiasmo a un evento cultural denominado "Un Viaje por el Oriente". Me llegó la invitación por varias fuentes y salió publicitado en periódicos. ¡còmo no aprovechar e ir con mi mamà e hija!


Si bien El Salvador cuenta con una amplia comunidad árabe, son pocos los eventos en los que la población puede admirar esta cultura en diferentes expresiones artísticas como la danza y la música. Ayer me tuve que tragar este entusiasmo.



Llevo en la danza treinta años. Estudié ballet, hice gimnasia artística, danza contemporánea y he estado en un grupo independiente y en dos grupos universitarios. Soy totalmente imperfecta, pero no confirmista. Ahora estoy totalmente atraída por la danza oriental y además, contenta de compartir ese afán con mi hija de 10 años. Esto lo señalo porque bailar apasiona, realiza, motiva y compromete....y me conduce a escribir lo que veo y lo que opino.



Me decepcionó este evento y éstas lineas no constituyen una crítica mal sana. Más bien se trata de dejar constancia de esto, porque contribuye al aprendizaje de mi niña y al propio. De hecho siempre se hace el espacio a la autocrítica y este blog da cuenta de eso.




Un Viaje por el Oriente tenía según la publicidad el afán de llegar a un espacio y disfrutar de la música árabe y apreciar diferentes danzas a cargo de un grupo. Dado que el evento se llevaría a cabo en el MARTE y bajo el auspicio de PROMARTE (profesionales por el MARTE) pensé en la excelencia artística de este hecho cultural en San Salvador y no de un evento de aficionados.


Además de tener màs patrocinadores empresariales. Personalmente, aprecio que la gente demuestre que estas cosas si son posibles: artistas y empresas. Así de entrada, es un buen ejemplo.


Otro punto importante es que el lugar estaba llenísimo. Hubo una buena convocatoria, pero además esta danza convoca y no por un afàn morboso, sino que cultural. Esto también me alegra.


El tercer aspecto positivo, es haber presenciado que existe un grupo de jóvenes de raíces árabes que son entusiastas y que tienen la capacidad de organizar y llamar la atención respecto de sus orígenes y desean promover esa cultura.



No obstante, lo anterior me dio tristeza ver a una bella joven bailarina que ejecutó 5 o 6 coreografías. Mi perspectiva de observación es esencialmente el hecho artístico, de manera general su actuación fue muy opaca, no sonrrió ni proyectó por asomo la alegría propia del folclor árabe. Es mas, todo el tiempo masco chicle y miró al piso. Eso me provocó angustia pues en esas circunstancias sufribles no deben quedar en la mente de quien por vez primera aprecia la danza.


Mi hija que nunca sonríe, por fin comprendió lo importante que es la proyección, la danza también es comunicación.



En cuanto al movimiento, pues también. Llevo estudiando esta danza, un año y no de manera constante pero sé --por observación-- cómo esta compuesto el movimiento técnicamente hablando. Nunca hizo un shimin o chu chu shuchimn, el twist era lentísimo. Son cosas corregibles con el tiempo y la buena pràctica. En realidad, ella en un futuro lo hará mejor, con mayor calidad.



Otra cosa que me sorprendió mucho, pues es propio de un artista: el saludo. Un publico merece eso, pero ayer no hubo gesto alguno. En el ballet los saludos son geniales y expresivos, a mi me encantan. En el Belly, la maestra Marta Sonia me ha enseñado que agradezca de adentro hacia afuera, de mí para Ud, de mi vientre (fecundidad), de mi pecho (mis sentimientos) , mi mente (mi inteligencia) .... es un ritual que de verdad una se lo llega a creer.



Se habló de la danza con darbuka y se presentó como tal, un joven la toco en vivo pero su música y el cuerpo de la bailarina nunca se entendieron. Esto, es normal ..lo juro! es algo que cuesta y que debe pràcticarse más cuando una es arrítmica o practicar en casa. A pesar de eso, la gente se animo mucho, y aplaudían con ellos. Eso me alegra, ese es el ambiente correcto.

Otro punto descepcionante es que ofreciò la danza del candelabro y lo que se hizo, fue una danza con velas (de hecho fue la mejor coreografìa, a pesar del detalle). Ojalá que cuando repitan estas actividades se haga mejor, lo importante es haber dado ya el primer paso.

Así pasó el rato y nunca hubo grupo, la misma triste bailarina ejecutó este viaje que no me transportó, pero del que sin duda he aprendido. Uno, puede ver mejor el espejo del otro y así animarse a mejorar. De hecho he podido ver cosas que yo misma hago mal y corregiré.




Post data: me acaba de llegar la siguiente nota. Y resulta un tanto incomprensible. Cuando un evento es bueno y de verdad se reciben comentarios positivos no se mandan estos mensajes. De verdad que hay comentarios positivos sobre el evento como tal, si fue un èxito. Pero no de la danza como "hecho artístico", porque eso es lo que se comentaba y fue obvio. Si lo que Promarte hace, es para aficionados ¡esta muy bien! Yo pensaba que el Museo se reservaba para eventos de la mayor calidad artística, simplemente me equivoqué. Como el MARTE dice, su giro es cultural y como cultura --según el diccionario de la UNESCO-- es TODO, allí caben los espectaculos para aficionados. Ahora, pues ya lo sabemos.
Ojalá (palabra àrabe por cierto) estas cosas no desanime a los organizadores, quienes manejaron muy bien la logística. Lo que --repito-- me agrado en el alma es que el ambiente fue muy sano y cuidado, y eso le da seriedad a estos eventos. No se trata de que se baile bien o mal, se trata de promover una danza milenaria que ha acumulado tanta riqueza y mostrarla cada vez mejor y seguro que será así.









Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …