Ir al contenido principal

El ejemplo, pesa. (pero me pesa más a mi!!)

Siempre pensé mi mamá hablaba mucho y se esmeraba poco para hacer de mi hermano un hombre disciplinado. Aunque, yo era una niña difícil, no escapaba de la mano dura materna. Ahora que soy mamá, entiendo no sólo a mi mamá sino también a la niña que fui.

Sí, yo no creía en la educación porque no había ejemplo (vaya, mi hermano menor era un impune) y por eso, yo la desafiaba un montón. Pero ahora mamá Ixquic* tiene lapsus blandengue, a saber, tibieza en la educación: por amor, por cansancio, por desánimo (no me quejo, pero en teoría esto recae sobre dos). Es cuando no doy ejemplo y no cumplo mis propias reglas.

Ixbá, es para mi desgracia, una abogada en chiquito. Nada escapa de su mirada y sus oídos y hasta creo que ella me ha robado los "superpoderes" con los que muchas veces la controlé.

Sin duda, diez años, serán otro rollo. Su cuerpecito comenzó a cambiar, actúa como niña y a veces, como señorita, está sensible. La culpable de todo soy yo...en fin.. lo normal y soportable. Hay cosas que suelo decir en casa:

1. La familia es primero. Ella dice que para mi el trabajo, la danza, las noticias, los derechos, bla bla,,,
2. Una debe reírse de una misma. Para ella, me he vuelto enojada y que habría que ver la ley de la violencia "intrafamiliar" (así lo dice de mal, una vez cometí el error de explicárselo)
3. Las tareas de la casa se comparten. Como ella pasa más tiempo acá en casa, trabaja más. según su entender es ¡injusto!
4. Los hijos (as) y esposos (as) atienden a sus familiares por amor, no por jerarquía, ni comodidad de unos en provecho de otros. Pues según ella, le pido muchos favores y que llego al limite del aprovechamiento jerárquico.

Claro, estas cosas las dice al momento del enojo, del castigo. En el debate, en el contra argumento materno le hago reconocer que altera su apreciación de los hechos. Sin embargo, tengo hoy que reconocer que a veces el cansancio minimiza mi afán por colaborar en casa, que en las ultimas semanas mi hija me ha atendido como reina y ha lavado los platos como en la fotito que le tomé, posando ella como víctima.

Hace un rato le pedí que me replicara las clases de danza árabe que perdí esta semana, y ella hizo el sacrificio. Es una magnifica compañera y maestra. Cuando me enfermo ella y su sopita me rescatan.

Como otrora mi madre, yo fallo con los ejemplos, a veces el ajetreo diario me cansa. Sin embargo se que soy dura en algunas cosas y blanda en otras. No cumplo nuestras reglas, pero mi niña consiente del peso que esto tiene es quien me lo da a mi.

Pero sin duda, fracasa aquel padre o madre que exige lo que no da. ¿que podría decir la legislatura de austeridad de gastos a la Corte Suprema de justcia (que por esa razòn le recortaron presupuesto a la Corte en 2008)? nada!

el ejemplo pesa.

Asì que desùes de este desbalance filial, nos hemos puesto a cocinar nuestras rosquillas y yo.... deseosa de regresar a alguna playa y dedicarme un momentito, aunque sea. (*suspiro*)

Comentarios

Aldebarán ha dicho que…
Bien dicen que las niñas se fijan más de lo que uno cree, aunque no logren comprender todo el contexto.

saludos a Ixbá.
Viajero ha dicho que…
Fuera de contexto, pero te recomiendo que veas, si no lo has hecho ya, un video que se llama "La Pelota de Letras", es un stand-up comedy de un colombiano que se llama Andres Lopez.

Estoy segurisimo que lo disfrutarian mucho.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …