jueves, 20 de diciembre de 2007

Libro de la Selva, una adaptación mesoamericana

Se trata de la última producción de la Escuela Nacional de Danza "Morena Celarié" (END) y se trató de un montaje basado en la novela Rudyard Kipling. El director de la Escuela fungió como Director Artístico del montaje, pero la dirección general y las coreografías son del maestro tico Humberto Canessa, mismo que el año pasado produjo (en esos mismos términos) Peter Pan.

Como producción institucional (oficial o estatal si se quiere) se puede señalar que se consiguieron buenas cosas: 1. Se contrató a Canessa --quién es excelente maestro y coreógrafo-- lo que permite romper con la concentración de funciones en una sola persona (generalmente directores de la Escuela) y al diversificar funciones cada cual cumple un rol técnico o administrativo en la producción, la que resulta de mejor calidad. 2. hay patrocinios que por alguna razón hoy se han acercado a la Escuela y eso permite mejor publicidad y proyección.

La escenografía, utilería, música, letras, trajes y caracterización de personajes me gustó por que había en esa producción lo que sólo una selva ofrece: Unidad en la diversidad. Todo eso era selva, y cada cual era diferente del resto. Me gustó que Canessa adaptara esta obra a mesoamérica, a lo indígena, a lo propio.

Ahora bien, aunque la tecnología también ha penetrado el arte y hasta lo ha enriquecido no me gusta el exceso del uso de imágenes proyectadas, es una magia prefabricada para mí. Hubo muchas de ellas que veían bien, después de un rato mareaban. Pero esto es cuestión de gusto. Hubo una señora que no dejaba de hablar con fascinación de ellas, tanto que me daban ganas de preguntarle si advirtió la presencia de los bailarines.

En El Salvador no hay consumo de musicales, pero las canciones fueron atractivas y acordes con la historia de anarquía armónica que daba un protagonismo a la naturaleza.
Mezcla de ballet y danza contemporánea.

Generalmente, cuando veo un espectáculo trato de ubicar gente que resalte. En esta ocasión hubo una bailarina cuya técnica y movimiento me resultó admirable. Interpretaba una serpiente, y de verdad que uno se convencía que ella lo era.



Hubo público, me hubiese gustado ver más gente allí dentro. Sigo pensando que el problema es el transporte, hace falta el Teatro Nacional. Las entradas eran accesibles y el show ofrecía algo diferente a lo tradicionalmente visto. recuérdese que sufrimos las pesadillas de Cri Cri. Esto último lo digo sin el ánimo de molestar, fue una producción bonita pero si no me equivoco era la misma en 8 o 9 años. ¿que institución cultural labora un año para ofrecer lo mismo?!

No importa, mi dice mi hija a quien ese disco le encanta.

La temporada es corta, mi hija interpretó una ranita y se enojó porque no fui a verla el número de veces que bailó.

dejo un enlace de La Prensa Gráfica en donde pueden ver un video de la obra.

3 comentarios:

Alfonso dijo...

Ixquic*:

Es la ranita más preciosa que haya visto nunca.

¡Felicitaciones!

A.

Beka dijo...

yO ESTUVE AHÍ!

!!!!!

Me encantó la obra, lastima que una dosis de analgésicos me haya causado que me durmiera un rato

Angelinafree dijo...

Que opinas de la nueva CND O compañia nacional de Danza? ¿ son todos los que estan o estan todos los que son?