Ir al contenido principal

Fin de semana bailado

Ixbá y yo tenemos la necesidad de trabajar en danza (árabe) los domingos (no hay otro tiempo), ella me examina y yo la examino. Terminamos peleadas porque dice que yo monopolizo todo y gano las discusiones. Pero es que ¡técnica es técnica! ¡estilo es estilo! y suciedad en el movimiento es lo más detestable (es decir, mal ejecutados, malas posiciones o direcciones) porque es justamente en el detalle que se conoce quien es o no una bailarina o puede llegar a serlo.

Mi sobrina, se viene a dormir conmigo para bailar también. Le presto mis accesorios de danza que a ella le gustan, desde que compré unas alas de Isis no deja de bailar con ellas. Pero a veces, las peleas entre las niñas se me vuelve una carga adicional que me cansa doblemente. Aunque a veces, es divertido, cuando no pelean.

Hace unos días estaba en la sala de la casa, reboleando mi bastón. Mi sobrino, de la edad de Ixbá, agarró otro bastón y comenzó a imitarme. Entonces, comencé a desafiarlo, me puse de rodillas y aceleré el reboleo como helicóptero, él lo hizo también.

Entonces, le enseñé a remarcar en el piso en 4 tiempos: , 123, , 123, etc. Me gustó y le gustó. Luego se emocionó y me pegó duro en un glúteo que me sacó un grito y unas terribles ganas de devolverlo.

Entonces pensé, hagamos una coreografía con él! ¿a ver que sale? Por eso hoy todo el día ensayamos todos: las canciones individuales de las tres (2 cada una), las tres canciones de grupo. El niño me dijo (me amenazó) que él no quiere bailar danza árabe porque es de mujeres y entonces le tuve que explicar que los hombres árabes y otras culturas orientales sí bailan y mucho.

El estilo, americanizado del belly dance desarrolló (por show) la danza femenina. Pero ciertamente, en el folclore hay mucho por conocer:

El baile del bastón (del que ya he hablado en esta bitácora) es conocido como Saidi, saaidí o Raks Assaya como se le decía originalmente, pues es como un arte marcial del Alto Egipto de los hombres del Said. El bastón se le conoce como Shouma.

Tradicionalmente son los hombres los que hacen saaidí, portando largos palos llamados Tahtihbs (Usté corte un pedazo de escoba y !), simulan un armas de defensa. Al mirarlo bailar, es entendible como esta vaina terminó asociada a un arte marcial y en danza, la representación de una lucha con bastones. Pero eso sí, hombre y mujeres debe tener destreza para desarrollarlo de verdad.

Como ya he contado, fueron las mujeres las que comenzaron a bailarlo imitando a los hombres al punto que es hoy una danza de mujeres sin discusión! y es lo que se entiende por raks assaya.

En nuestro caso, se hace con delicadeza, equilibrios, vibraciones, giros, etc.

El Said como ritmo es de 4/4:

DUM TAC DUM DUM TAC

Pues, a mi niño hijo postizo y sobrino, le expliqué. Entonces se encantó con la idea del arte marcial.

¿resultados?

En una hora teníamos la coreografía, una lámpara quebrada, mi hija enojada por los golpes recibidos, una tía un poco histérica, y muchas carcajadas compartidas.

No logro comprenderlo todo. Leo estudio, observo, me informo. Luego transmito y experimento con los niños y conmigo. Afortunadamente, tengo una maestra para corregir, entusiasmarme y trabajar, pues la danza --la que sea-- es eso: trabajo y vocación.

También se que soy anormal por gastarme el único tiempo libre en esto, pero juro que hoy me he reconciliado con mi niña después de mucha distancia.

guerra de bastones!!!

Dejo un video genial de Tahtib, con el bailarín Karim Nagi, que ejecuta esa genial pieza con una Tabla (o darbuka?), y que decir el tipo me encanta:



--------------------------------------
fuente: Aprender Danza Oriental

Comentarios

Alfonso ha dicho que…
Ixquix*:

No me vas a negar que ha sido un domingo de envidia.

Tu tiempo libre se llena de movimientos corporales y espirituales.

¡Todo una delicia!

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.