domingo, 2 de diciembre de 2007

Costura, ensayos y manualidades

Mi madre es una mujer muy afanada con las manualidades y la creatividad. Ella nunca trabajo formalmente, lo hizo como la mayoría de su generación, de manera no remunerada.

Mi papá --que es un hombre machista-- nunca la dejó trabajar y ella se quedó con nosotros, hijos, hijas y nietecitos.

Ella siempre me llevaba y traía de mis clases de danza, me hacía mis trajes, me organizaba las piñatas y me hacía todo con sus manos: pastel, vestido, muñecas, recuerdos, bebida. ¡todo!

Para colmo tiene manía, hasta la fecha, de meterse a clases de todo, pinta, hace cuadros de repujado, piñatas, etc. Y ahora con mi hija, ha vuelto a ser la mamá de siempre: que este traje y este, y este, y este y.....y...y...y.. Mi niña tiene ya mucha ropa para bailar de todo.

Ahora, se pasó el día haciéndo tres camellos (no, no me refiero al movimiento abdominal de la danza egipcia) aunque sólo terminó uno. Esto porque ella quiere que estén listos para la cena de clausura de los cursos de la escuela Zamira`s Belly Dance --donde nos estamos formando con mi chiquita.

Estoy asombrada del resultado la verdad es que quedó bonito el camellito.
Como las mañas se pegan, al ratito estaba Ixbá (la hija de Ixquic*) trabajando otra manualidad.
Ella dice que hizo un pez. Cortó una botella plástica de gaseosa y la decoró.

Según me contó, vio esta idea en el Museo Tin Marín, un día que se fue de pinta con la Abuela.

Antes mi pirringa había estado en un ensayo y yo la tuve que llevar y esperar. Entonces me llevé un "top", brasier, o sea, parte de arriba de un traje árabe que estoy decorando.

Uf! es un trabajal cansado, hay que coses piedrita por piedrita ....


No lo terminé pero avance un montón. Detesto pincharme los dedos y ni modo. En una ocasión me cosí mi blusa con el brasier y tuve que deshacer.

Al final de cuentas me gusta como quedó, aunque parece más para un traje tribal.

La verdad es que este tipo de trabajito me entretiene y relaja y me gusta.
las fotos no me quedaron bien y no se aprecia...le haré fotos al concluirlo.

Quien sabe, luego pongo mi taller "Ixquic*" a ver que tal me va.

Trabajando tanto en un pinche brasier, pensaba en lo que vale ese trabajo no remunerado de tantas mamás.

Una pieza así bordada puede costar entre $50 a $75 y ahora ya se porqué!!!

3 comentarios:

Goathemala dijo...

Que bueno es hacer manualidades y más en familia. Original el pez y mucho talento el de tu mamá.

Saludos.

EL ENMASCARADO dijo...

bravo.
Los materiales reviven al ser transformados en otra cosa..Es talvez la mas valida reencarnacion.

Ahora ya se de donde saliste credora.
saludos

Ixquic* dijo...

Goathemala, si es buenísimo ocuparse y crear cosas en familia.

Juan, me gustó el concepto de la más válida reencarnación. En casa hemos hecho regresar a la vida útil cantidad de cosas!

claro, esto camellos no son como tu vaquita, alguna vez vas a enseñarnos ¿o no? pintor!

Saludos a ambos