Ir al contenido principal

Bailar sin plata, sin tiempo y pero con mi hija




Tengo últimamente problemas de tiempo y eso es irremediable. Intento organizarme mejor, levantarme más temprano y ya no quiero sufrir ataques de ansiedad. Ixbá ya salió de vacaciones y afortunamente pasó bien a cuarto grado. De premio me pidió que le comprara una galletas de chocolate llamadas "Pirulines" y por ahí anda disfrutándolas.


También salió de vacaciones de las clases de ballet pero participará en la producción de fin de año de la Escuela Nacional de Danza, asi que en eso seguirá. Así como la Gimnacia Artística en la que le sacan el jugo a la pobre. Siempre le insinúo que se salga y se ofende. Será entonces hasta que el cuerpo le aguante.


Por mi parte he suspendido el trabajo en danza contemporánea, además del problema de tiempo hay algunas ausencias que justifican la suspención. He seguido acompañando a mi hija en las clases de danza árabe y he participado de algunas presentaciones.

Leí dos apuntes en un blog de la profesora Nía de Sevilla en la que aborda dos temas: bailar sin tiempo y bailar sin dinero. Ambos me gustaron.


En El Salvador difícilmente (no imposible) se cuenta con tiempo extra cuando uno es mapacho (mamá, papá y chofer) a la vez, tiene un trabajo de abogada y además fanática de él, escribir dos blogs, colaborar en proyectos de amistades, alentar a un padre para que termine de sanar de su cáncer. De esas actividades hay horarios que NO son flexibles y consumen mi tiempo.


¿Qué prioridad puede tener la danza (la que sea) en ello?

Nía dice que o primero es dar prioridad al baile sobre otras actividades de ocio, puesto que lo otro no hay modo de cambiarlo. Esto es acertado, al menos para mí! yo sólo veo la tele para informarme pero es dificil que vea programas ni en fin de semana. Regularmente, asisto a clases de danza árabe cuatro horas a la semana por la noche y hago danza contemporánea tres o cuatro a la semana (generalmente el sábado). Cuando puedo al medio día asisto al gimnacio (rara vez, en este año). Y para crear coreografías de danza árabe me aplico en eso unas tres horas a la semana (una hora, tres noches salteadas). Los domingos, a veces salgo a correr y luego trabajo el cuerpo y ensayo o estudio videos.

Es lo máximo que puedo y no tengo actividades sociales, aunque a veces hago la excepción y mis amigos están resentidos por lo inaccesible que me he vuelto.

Ahora bien, bailar sin plata. Me sucede, entre comprar vestuario para mi hija y para mi uf! ni hablar. Además que hay que vestirse para el Ballet, la danza contemporánea, la danza árabe y comprar uniformes para la gimnacia. En efecto, hacemos sacrificios porque nos gusta lo que hacemos.

Desde que nos hemos comprometido, las salidas se volvieron escasas. Además que tenemos gastos extras por situaciones familiares que tuvimos que asumir.


Por ahora nos hemos hecho cada una de su propio vestuario y hemos comenzado a sacar trapitos guardados para ver como los reutilizamos y ha dado resultado. Yo estoy usando velos como faldas y me gustan más. Bueno, la creatividad siempre será una forma de ahorro.


Además del precio de las clases. Tengo algunos videos para estudiar y prácticar en la casa, y está el internet también que evita que compre más de esos videos. Pero quien aprende así corre el riesgo de agarrar vicios y mañas o entenderlo mal. He visto bailarinas de danza árabe así. Ir a las clases para que me corrijan es necesario e insustituible. Asi que seguiré.


Nía da una buenísima idea: organizar fiestas árabes para practicar!




Comentarios

Goathemala ha dicho que…
Caramba, como diríamos en España: te lo montas muy bien. Esto es, aprovechas al máximo tu tiempo y sabes disfrutarlo.

Saludos.
Eli ha dicho que…
Ix,
sos una mujer admirable y te envidio por la energía que tienes. Te comprendo, a mi también me toca hacer de mapacho, y quisiera darle más tiempo a mi hija de siete años (y hablo de cantidad de tiempo). Ella sueña con aprender ballet pero no puedo pagar sus clases.
Mujer, adelante con TODO! por ti y por tu hija, cuando crezca ella valorará todo esto que haces!

Un abrazo

Eli
Ixquic* ha dicho que…
Goathemala, si...pero a veces caigo rendida!

Eli, yo se lo que es quererse quedar más ratos con las niñas y no poder hacerlo. O no poder cumplirles sus sueños. A veces sólo con el sacrificio.

en mi caso, mi tiempo extra sólo es para ella,

así somos las madres multifuncionales.

Un abrazo

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …