Ir al contenido principal

Noches de danza árabe

El viernes, por la noche el grupo de danza árabe hacía una presentación. Se paga cover, el lugar tiene promociones y se da una clase gratuita para quienes llegan a ver el espectáculo. El programa es variado: danza con bastón, con espada, con velos. Ixbá bailó y su prima también. La condición era estudiar por la tarde y según la abuela lo hizo, así que la llevé.


A mi me encanta apoyar a mis compañeras y observar su crecimiento dancístico. Claro, yo soy la que se va quedando atrás. Por primera vez en mucho tiempo mi hija y yo no peleamos en una presentación de éstas. Creo que nos estamos habituando a ese trajín de la danza y soportar el amor tan grande de una por la otra.

Después de explotar en cólera --que consta en el apunte "Encuentro de Danza y desnudo"-- y de ver qué es tan difícil bailar en este país sin que venga gente pensando mal de uno, por ignorancia o prejuicios, el viernes me incomodó un tipo.

Las faltas de respeto, que un hombre se permite contra una bailarina es muestra de atrofia. Se que los hombres acostumbran a ir a otros lugares y que --en ocasiones-- el analfabetismo cultural no les permite distiguir más allá de eso.

Pero quizá una está más expuesta con esta danza, la árabe, que es genial, tiene técnica, trasfondo, historia, cultura, etc. La danza folclórica en cada país es su riqueza (¡cómo va a ser algo burdo!!!), en el caso de la que ahora prácticamos con mi hija, uno aprende cosas de Turquía, Egipto, etc. Hay una increíble variedad de estilos y elementos. Alguien que no conoce la técnica y la ejecuta, se nota. No es sólo "moverse porque sí". Además, el ritmo corporal y el musical es fabuloso, hay una correspondencia agradable. Por eso, pongo ese video. Eso fue el viernes, el músico es ruso y se llama Constantin, su Grupo se llama MaKtub y la bailarina pertenece a Zamira´s Belli Dance. ¡eso es magia!


En esa magia ¿hay cabida para el morbo? Es una desgracia, para nosotras, pero la respuesta es que si, porque el morbo no es externo, no entra por el ojo. Está en la cabeza de algunos o muchos, que además les encanta irrespetar y tendrían que parirlos de nuevo, y a sus madres y padres, abualas y bisabuelas, también.

No me gusta por esa razón, sentirme desanimada. No podría dejar de tomar mis caminos sólo porque otros me ofenderían, tampoco me gustaría que lo hicieran con mi hija, si desea seguir, que seguro que sí. Pero seguro que tendré que trabajar con ella estas cosas, ya irá creciendo.

Siempre he pensado que a una niña no se le protege bajo encierro y vigía per se, aun cuando se haga. Sólo se le protege trabajando valores en ella. La fuente más creíble de información, la persona capaz de garantizar protección, debe ser un padre o una madre.

La moral está alta cuando una se respeta, respeta a los demás y asi lo demanda. Que la selva sea dura, ja! ese es otro pisto. Para eso una es dura e inamovible.

Dejo este enlace de una revista de Danza Arabe muy buena, allí pueden ver algunos pasos interesantes:

http://www.alarde.com/revista/movimientos/

Comentarios

Bolux ha dicho que…
es triste pero muchos solo vemos lo que se quiere ver , y no se aprecia el esfuerzo y dedicacion que le han puesto para estar ahí en ese momento insignificante para algunos pues esperaba otra cosa....
lastima los algunos hombres somos mero Dundos ....

algun dia talves se mejoren estas actitudes . o talves no.

animo.
Aldebarán ha dicho que…
Me asombra que todavía hay hombres que van a las presentaciones de danza con este tipo de suciedad en la cabeza.

grrrrr.

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.