Ir al contenido principal

(...)



*Agradezco a quienes me han invitado a jugar. No he correspondido y no es por falta de ganas, es por falta tiempo y por la presencia del cansancio. Ya lo haré.

Escuchaba la canción de Joaquín Sabina "Por el bulevar de los sueños rotos" gracias a alguien me mando ese link. Ese espacio que la canción cita me resulta atractivo, no porque mis sueños estén rotos, para mí los sueños no se rompen, se consiguen o casi se consiguen y otro los conseguirá por uno....es que de lo contrario ni gastaría energías.

Esta semana, he tendido muchas cosas por hacer, pero recibí una mala noticia. Me he sentido al borde de romperme a llorar cada vez que se vienen imágenes a la cabeza y me siento una persona fracasada.

Quizá ese bulevar es la vida, en la que unos van y otros vienen. Unos mendigan en semáforos y otros, arrogantes, ni los miran. Ocurren accidentes --buenos y malos-- y hasta se producen desfiles alegres. No lo sé, sólo se me planta la imagen en mi cerebro. Pero uno no debería conducir ni indiferente y sin dar avententón o atropellándo a otros.

Hace cuatro años (más o menos) perdí a uno de mis mejores amigos y compadre en un accidente de tránsito en la carretera de Sonsonate (era Fiscal y trabajaba en ese departamento). Ocurrió un 23 de diciembre y me costó superar el hecho. Fue difícil porque no lloré lo que yo necesitaba, pues tenía que cuidar a sus hijas y acompañar a su esposa, quien ha sido una de mis mejores amigas.

Me pasé los primeros dos años cerca de la familia, pero inevitablemente me alejé por tiempo: danza, trabajo, hija y otros.. y me alejé porque también a su alrededor sólo había gente materialista y superficial, con la que no tenía nada por decir aunque lo intenté infinidad de veces. En una ocasión me insinuaron que se ve mal "en sociedad" una madre soltera...y pues no, eso no era para mí, yo soy -en ese sentido- demasiado feliz y llegué a sentir pena ajena por ellas, sensación que no me gusta experimentar.

Este año pocas veces vi a mi amiga y la percibí con una felicidad delirante, andaba con sus dos hijas y decía que había comprendido muchas cosas de la vida, incluida la muerte de su esposo (muerte que nunca aceptó). Decía que hoy más que nunca me entendía a mí, de porque huía del mundo, de mi seguridad para hacer lo que se venga en gana. No lo creí, porque ella es de las personas que la soledad es capaz de destruir y en efecto no soportó el proceso. Pero no sé que es lo que ha pasado. Ella está mal y no puedo acceder a ella, ni hablarle, ni cuidarla, ni pedirle perdón por mi indiferencia. Por ahora, no la podré ver, no se qué pasó, no sé quien cuida de sus hijas, no se quien pagará sus cuentas.

Que difícil sacar esto, pero lo tenía que hacer.

La muerte es difícil, pero la vida lo es más cuando se sobrevive a un amor o a un proyecto de vida.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …