Ir al contenido principal

Mujer de Sal



Puerto Barrios. Guatemala

El Atlántico, es raro. Al frente está Livingstone y Río Dulce. El lugar es acogedor, aunque el mar sea tan raro, quizá sea por la bahía pero hacen falta las olas bonitas y cadenciosas del pacífico.

Esta foto será del 2001, regresé tres veces más y la pasamos bien con mi hija, mis hermanos y sus familias y mis papás.


Como hace falta, estar cerca.


El mar siempre está allí, para que lo contemple. Allí se queda y me baño en él. Luego se me mete, y de a poco sale por los ojos y se aleja. A lo lejos lo contemplo y veo que brilla con el sol. Entonces vuelve y me hidrata otra vez. El día que no regrese, me seco y me quedo hecha sal.
¿mis lagrimas son saladas por eso?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
AL otro lado del Atlántico


I

El horizonte se divide
en dos capas: la primera
es de un gris claro y pensativo,
la segunda de un gris más denso
que murmura y se agita.

En su línea distante el cielo
es un vaho
que cubre la otra isla.

Si afinas el ojo
descubres en la claridad
unas montañas azules
a punto de borrarse.

Las olas, relevándose,
levantando el lomo,
parecen venir
desde esa orilla.

Alcanzan esta playa, esta isla
y continúan su camino.

El mar, aquí, parece
un pecho amplio y tranquilo.
La vista lo recorre
como un pájaro saciado.

Las nubes, forastera,
domestican la fuerza del sol.

Hay un gris arriba
y otro gris abajo,
pero el fuego
a punto de sumergirse
se cuela
y esparce una estela
de plata dorada, ahí,
donde la nube
se confunde con el agua.


II


El lagarto
(negra cabeza,
lomo verde)

posado
en el pecho
de un árbol
al sol

te devuelve
alerta
la mirada.

En la tuya
hay palabras.

En la suya
¿Qué hay?


III


Al gran ficus
(cuya raíz lleva
doscientos años
viva bajo tierra)
le cuelgan brazos
de verso poderoso.

Tiene su sombra
habitaciones profundas.

Atrae palabras
su presencia
y sin embargo
las resiste.

Cerca,
entre las piedras,
se alza modesta
la vida
del no menos hondo
poema
del cactus.
Ixquic* ha dicho que…
Al otro lado...

debe ser tan bonito como lo describis.

no había visualizado al mar como un pecho amplio, ¡que acogedor!

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …