jueves, 26 de julio de 2007

Con razón (corazón)



en el post anterior, un visitante me dejó esto:


"El alma que espera

se cuida y prepara

con paciencia

para el encuentro


Le fatiga su propia soledad,

su propia soledad

la desanima

pero sabe encontrarle

ventajas y aguarda

y acumula el silencio,

la luz, los roces,

el arco de los días

que serán su dote

y que ha de entregar

al cuerpo

que valga más que

su propia soledad"


Anónimo, (desde otras aguas)

----------------------------

El corazón es suceptible, pero en él se materializa lo que somos. La razón, nos traza las ideas, las concepciones, los prejuicios. Un mundo de ideas y otro mundo de sentimientos, eso somos. ¿Es eso antagónico? No, aunque no siempre coincide.

En soledad, espero y acumulo el silencio, la luz, los roces, el arco de los días. Como dice el Anónimo, eso será un dote para entregar "al cuerpo que valga más que su propia soledad" .
(agradezco que vengás desde esa Isla hasta este mar provocado por una llorona)

1 comentario:

Anónimo dijo...

No, las gracias te las doy yo a tí
por tener una casa
y abrirla a los visitantes,
aunque sean lejanos.