Ir al contenido principal

Buscando la felicidad en la Danza


Ayer, en algún lugar de San Salvador, tuve una presentación de danza oriental. Fue agradable. Yo no bailaría, de no ser por mi hija que hizo una pataleta por no querer ser de su “cuerpo de baile” para una coreografía que hicimos el pasado fin de semana.

Ella se lo ofreció a la maestra y cuando yo iba a decir “noooooo”, se puso a llorar. En fin, bailamos en un café celebrando el día del padre y a pesar que mi día tuvo tensión laboral, llegué a mi casa y me bañe, me despejé de la agresividad del mundo; me arreglé las monedas, los flecos, los velos y las pedrerías de colores con mi hija y mi sobrina de 11 años. Ella me peinó y yo a ella. Cenamos poco y tomó cada una su bastó y nos fuimos contentas.

Es chistoso porque yo sólo haría una aparición de un minuto y medio. Si para mi hija ese minuto y medio es valioso, sin discusión alguna lo es.

A mi me gusta bailar en lugares más cerrados, de vez en cuando, ya tengo suficiente trabajo en el grupo de danza contemporánea y en mis demás rollos, pero al final sólo Dios sabe en qué va la vida.

El lugar estaba lleno completo, aunque es pequeño. Esta vez me gustó más que otras (y no porque yo bailara je je) porque se animó a bailar gente que nunca lo había hecho. He aquí esa riqueza que desfiló anoche:

Bailó una mujer que supongo tendrá más de 50 años, muy guapa y elegante. Su traje era verde y muy bien decorado y también era una mezcla de recato que permitía admirar su figura. Era de verdad, muy agradable y yo sentí respeto y admiración. Meterse a bailar a esa edad, verse bien y saber proyectarlo es de respeto. A ella la fueron a ver sus dos hijas, universitarias y ambas estaban anonadadas con su mamá, y con razón. Si yo tengo 33 me falta bailar el doble de años!!! (que bueno, que bueno)

También danzó una mujer –de mi edad— quizá y estaba nerviosísima, pero al bailar parecía que lo había hecho toda la vida, ¡Que entusiasmo!

Luego bailó Ixbá, pero le pusieron la canción equivocada... y pues...the show must go on...tuvo que hacerlo (la música se la puede, sólo eso oye). A ella le gusta hacer drum solo, creo que eso es más fácil: puros shymies y golpes de cadera, camellos y ya. Y le tocó cambiar de dinámica, poca percusión y ofrecer mayor calidad en el desarrollo lento del movimiento. A mi me gustó su improvisación. (pero no vale, soy la mamá)

Hay una alumna, y creo que ya lo había comentado, que padece de una depresión terrible. Y la danza es parte de su terapia. Ella iba a bailar y al final se arrepintió. Pero llegó a vernos con su mamá. Ella habla poco, pero es muy aplicada, y creo que andará en 30 años de edad. Al final se animó a bailar, pero sin traje. Así con sus jeans, caderín de monedas y un velo, hizo una canción muy suave y muy sentida. Por supuesto que le aplaudí mucho. Mi hermana, allí de espectadora estaba sentada con la mamá de ella, y ésta le contó (si, peco de chambrosa hoy) que la depresión de su hija se debía a que hace unos meses la asaltaron a ella y a su papá y que al parecer los delincuentes se la quisieron llevar y su papá lo impidió, pero lo asesinaron.

(....) ¡que país mas...!

Las demás ya tenían experiencia bailando, y se lucieron como siempre. Con mi hija y mi sobrina comenzamos al centro en una columna, me agache un poco y sostenía entre las rodillas el bastón, así con las manos libres hicimos una figura de Ixba con 6 brazos, egipcios y árabes. Luego salimos de la columna a los lados y la dejamos a ella en el centro bailando. Luego ella me pasó el bastón a mí hice mi minuto haciendo movimientos mayas y ochos (dibujar un ocho con la cadera) y luego se lo di a mi sobrina. Terminamos en la columna haciendo de nuevo los brazos.

(Eso vale ser la madre de Ixbá, ¿y que le gua ser?)

Recapitulando, celebro la valentía y la autoestima de una mujer mayor, El entusiasmo de quienes bailaron por primera vez, el ímpetu para superar la ausencia del padre asesinado injustamente a través de una danza tan interior como es ésta. Personalmente, celebro que a pesar de tantas cosas que me roban energías y ganas de seguir en lo que estoy, pueda tener encuentros de un minuto y medio con la felicidad.


Comentarios

Aldebarán ha dicho que…
Me asombra todo lo que puede pasar en un minuto y medio.
Ixquic* ha dicho que…
a mi también...el post me quedó largo sólo para decir eso fijate.

vieras como la danza me ha compensado la vida en estos días,

un abrazo querido Alde!
Ligia ha dicho que…
Me agradan mucho estos posts. No sé nada de danza, pero leer sobre ella, del modo en que la describes, me sumerge en otro mundo.
Saludos.
Ixquic* ha dicho que…
Gracias Ligia, para mí es díficil describir la danza con palabras, me alegra que guste,

Saludos también

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Yallah Habibi

Esta canciòn me gustó desde que la escuché, la canta Feruza Jumaniyozova y es la primera vez la veo en YouTube. Se la pongo a mi hija a quien le gustò también, y pues: a bailar..



La letra es esta:

Yalla Habibi, yalla yalla habibi, nechun bugun kozlaring zabunli?So'nma jonim men bormanku, bolma azal tunlarga asiriYalla Habibi, yalla yalla habibi, nechun bugun hayoling hazonliTOnma jonim, men bormanku, bolma azal tunlarga asiri

Osmondagi oyman, Dengizdagi gulman nasib etgan havasli muhabbating menmanHayajoning bolsa, hayolingda nelar? Sarson bolma, haqiqiy vafodoring menmanOmon omon yor bolgin omon yor, Menga keraksan sog va bahtli holda

Omon omon yor bolgin omon yor, Menga avzalsan meni sevgan holdaYalla Habibi, yalla yalla habibi, zor hayoting bolsin oh mazmunliSenga shunday yor bolayin, yonimda bol betakror toleyliOsmondagi oyman, Dengizdagi gulman nasib etgan havasli muhabbating menman

Hayajoning bilsa, hayolingda nelar? Sarson bolma, haqiqiy vafodoring menmanOmon omon yor bolgin omo…