Ir al contenido principal

A quien interese...

Somewhere over the rainbow blue birds fly Birds fly over the rainbow
Why then, oh why can't I?
If happy little bluebirComprobar ortografíads fly beyond the rainbow
Why oh why can't I? "
(Over the rainbow, The wizard of oz)
-----------------------------------------
Mi papá me ponía a escuchar esta canción, él oía música en una hamaca con la luz apagada mirando las estrellas. Y mi hermano menor y yo (muy chiquitos) corríamos, bailábamos o nos acostábamos en el suelo (claro, con patadas, pellizcos, asfixias y todo). Cuando escuchaba Over the rainbow mi papá decía que se trataba de creer en la esperanza y la ligaba al arco iris.
Nunca entendí, yo sólo quería ganar la "lucha" de golpes a mi hermano.
Hoy estuve escuchándola y lo recordé. Ya no escuchamos música al aire, mirando al cielo. De repente la vida es tan complicada (¿parece o me la creo asi?) que a penas queda tiempo para uno. O lo que es peor, una se inventa "estados de confort" para evitar salir perdiendo. Lo que se logra no es mejor que perder. Por eso, me veo como esa muñeca (que un compañero me descabezó al sentarse en ella la semana pasada!!), muy rígida:
En estos días, por razones muy personales, he decidido soltarme un poco de la rigidez que me he impuesto y simplificarme un tanto. Cuando no me permito vivir, me complico. Por eso quiero comenzar a disfrutar lo que hago o decido hacer y dejar de ser cuadrada. Al actuar en consecuencia, he sentido las nuevas sensaciones, ayer por ejemplo, me dispuse a ver las estrellas cerrando los ojos..... (...)

Pensé también en la letra de esa canción: "If happy little bluebirds fly beyond the rainbow
Why oh why can't I? " ¿y porqué no yo?

Uní mis recuerdos pasados, con los recién vividos y me di cuenta de algo simple, tengo la costumbre de hacerme bolas por gusto y por eso no tengo tiempo para mirar una pinche estrella. Si es cierto que hay esperanza esparcida en todos lados, yo la voy a enfocar en el camino que ha emprendido mi papá, enfermo hoy de cáncer. También en el desarrollo de vida de Ixbá, con 9 años cumplidos. En mí, en aceptar mis realidades y alejarme del confort o rendirme ante lo "maravilloso".

¿a quién interesa este post?

Sólo a mí.

(--7)
----------------

Comentarios

Aldebarán ha dicho que…
No estoy completamente seguro de eso último.

Que bueno es que te detengas a oler las flores.

Ánimo.
Ixquic* ha dicho que…
Alde, pura catarsis, pero estoy animada.

hay que oler flores!

y que alegría que te asomés por acá.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …