Ir al contenido principal

A quien interese...

Somewhere over the rainbow blue birds fly Birds fly over the rainbow
Why then, oh why can't I?
If happy little bluebirComprobar ortografíads fly beyond the rainbow
Why oh why can't I? "
(Over the rainbow, The wizard of oz)
-----------------------------------------
Mi papá me ponía a escuchar esta canción, él oía música en una hamaca con la luz apagada mirando las estrellas. Y mi hermano menor y yo (muy chiquitos) corríamos, bailábamos o nos acostábamos en el suelo (claro, con patadas, pellizcos, asfixias y todo). Cuando escuchaba Over the rainbow mi papá decía que se trataba de creer en la esperanza y la ligaba al arco iris.
Nunca entendí, yo sólo quería ganar la "lucha" de golpes a mi hermano.
Hoy estuve escuchándola y lo recordé. Ya no escuchamos música al aire, mirando al cielo. De repente la vida es tan complicada (¿parece o me la creo asi?) que a penas queda tiempo para uno. O lo que es peor, una se inventa "estados de confort" para evitar salir perdiendo. Lo que se logra no es mejor que perder. Por eso, me veo como esa muñeca (que un compañero me descabezó al sentarse en ella la semana pasada!!), muy rígida:
En estos días, por razones muy personales, he decidido soltarme un poco de la rigidez que me he impuesto y simplificarme un tanto. Cuando no me permito vivir, me complico. Por eso quiero comenzar a disfrutar lo que hago o decido hacer y dejar de ser cuadrada. Al actuar en consecuencia, he sentido las nuevas sensaciones, ayer por ejemplo, me dispuse a ver las estrellas cerrando los ojos..... (...)

Pensé también en la letra de esa canción: "If happy little bluebirds fly beyond the rainbow
Why oh why can't I? " ¿y porqué no yo?

Uní mis recuerdos pasados, con los recién vividos y me di cuenta de algo simple, tengo la costumbre de hacerme bolas por gusto y por eso no tengo tiempo para mirar una pinche estrella. Si es cierto que hay esperanza esparcida en todos lados, yo la voy a enfocar en el camino que ha emprendido mi papá, enfermo hoy de cáncer. También en el desarrollo de vida de Ixbá, con 9 años cumplidos. En mí, en aceptar mis realidades y alejarme del confort o rendirme ante lo "maravilloso".

¿a quién interesa este post?

Sólo a mí.

(--7)
----------------

Comentarios

Aldebarán ha dicho que…
No estoy completamente seguro de eso último.

Que bueno es que te detengas a oler las flores.

Ánimo.
Ixquic* ha dicho que…
Alde, pura catarsis, pero estoy animada.

hay que oler flores!

y que alegría que te asomés por acá.

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.