Ir al contenido principal

Reclamo

Por este medio, quiero expresar mi indignación contra el comportamiento de algunos hombres. Hoy estuve en medio de un conglomerado de gente y un imbécil me toco el trasero. Le reclamé y se río. Me dieron ganas de llorar pero no iba hacer ese ridículo:

-no es delito
-a la gente le hace gracia y otros imbéciles dirán que quizá yo lo provoqué. (es decir, que yo como mujer debo controlar mis instintos y los hombres pueden no hacerlo y no hay problema, ¡ja ja ja!)
- si me comporto histérica el tipo me terminará insultando (digo esto porque cuando he reclamado por piropos abusivos me lo han hecho)

Estas tres cosas se me pasaron en la cabeza y mejor seguí mi camino, ofendida e impotente; cuando me alejaba pensaba ¿porqué desgracia me mandaron a vivir a un mundo de hombres? De ahí que me convenza del OSTRACISMO FEMENINO.

Comentarios

gusanita ha dicho que…
busca el lado weno!! se fijo en ti le gustaste y no se pudo resistir...
ellos no contralan sus instintos, busca el lado weno :)
besitos!
Yo otra vez ha dicho que…
algunos estupidos piensan que uno debe agradarse con esas claras agresiones...


aaahh gente. Pero no todos son asi desde luego.
Ixquic* ha dicho que…
Que un hombre se fije en mí no es positivo, a menos que sea el hombre que me gusta y eso no es justamente lo que pasa.

Si los hombres se hacen fama de inteligentes, de manejar los temas duros, deben saber manejarse a si mismos, como lo hacemos las mujeres.

Lo contrario sería aceptar un estado animal, por falta del uso de la razón!

¡Yo no podría tirarmele encima a uno sólo porque lo encuentro atractivo!

No me importa ahogarme mil veces en esto.

El punto es lo que me deja a mí: la sensación de inferioridad, de molestia, de agresión... eso pasa porque yo no cuento para algunos de ellos... (y no me interesa averiguar cuantos son así, si son la mayoría o qué)

De todas formas, gracias por esos comentarios. Cada cual sabe cómo sufre (o disfruta) las pequeñas o grandes cosas que la vida le hace pasar o nunca le hace llegar...

Saludos a ambas.
Aldebarán ha dicho que…
Yo afinaría la pregunta ¿Por qué te mandaron a vivir en un mundo de hombres maleducados?

Sé que el adjetivo parece redundante, pero no todos son así. En otros países ha algunos que se salvan. En ES, no te lo puedo asegurar.

Lo siento, pero a veces mi raza es insalvable.
Ligia ha dicho que…
Comparto totalmente tu indignación. Y con perdón, el primer comentario sólo me sulfuró más...pobrecitos los animalitos, no se pueden controlar (justificación insultante para el hombre y para la mujer).

El punto tres es curioso: cómo algunos de estos "halagadores" revientan en cólera si se les rechaza su "galanteo". Recuerdo una noticia (por allá por el 2003 o 2004) sobre un hombre que manoseó a una jovencita en un mercado; ella le reclamó, y el señor, indignado, le disparó. Un caso extremo, sí. Pero al igual que los ejemplos más cotidianos, me parece que aquí lo sexual es ganancia secundaria.

Saludos, Ixquic. Me encanta tu blog (bueno, los dos).
Ixquic* ha dicho que…
Gracias Alde, por precisar la pregunta.

Ligia. Ese caso -si no me falla la memoria- es de diciembre de 2004. Era una vendedora de 16 años de la Tiendona. Ella trabajaba cuando ese sujeto le comenzó a decir cosas y la toco. Ella reclamó y este sacó la pistola y la mató.

Cómo me pegó, ese hecho lo tengo presente y sé que mientras en el país la gente irreponsable ande armada, algunos hombres crean que tienen derecho sobre otras, y a la gente le de igual yo llevo las de perder.

gracias a ambos!

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.