sábado, 24 de febrero de 2007

Recuperada

Sin duda la danza me recupera. Digo esto porque no he logrado vivir plenamente estos últimos días, física y emocionalmente. Pero al danzar todo cambia, simplemente me siento muy bien.
Siempre trato de cerrarme al mundo cuando me dedico a bailar y a entrenar el cuerpo. El ensayo de hoy comenzó a las 9:30 y terminó a la 1:30 p.m. Previo, hubo una dura jornada de calentamiento!

Si pudiera resumir el trabajo de hoy, podría decir que no hay como desafiar la gravedad, hacer equilibrios, caer y recuperarse ¡suspender! embarrarse en el piso, buscar el contacto con otro cuerpo y dejar que te lleven. Así abandonarse y morir y revivir.

Ahh! Pero esto se puede plantear de otra forma:

también una puede quemarse el cuerpo en el piso, de paso, dejar un pedazo de carne en un clavo mal puesto en la duela, golpearse o caerse, ensuciarse. Sentir que falta el aire y que el agua para beber se acabe. También sucede durante una cargada, que un compañero te deje en las piernas, cintura, caderas o brazos sus dedos marcados en forma de moretes... y por la hora de ensayo, pues ¡con hambre!

Aunque cansada, me he terminado de recuperar así, por tanto me siento satisfecha.

Así sin duda la vida también tiene sentido......

2 comentarios:

Sabri Zuliani dijo...

Cada uno ve con los ojos que quiere ver...
La danza a mi me apasiona, me lleva, me trae, me cambia el humor, me da vueltas por el piso, me pisotea a veces!! me relaja, me tensa, me alegra, me entristece, me conecta, me desconecta, me enfada, me enloquece y podria estar asi hasta mañana....
Es mi forma de canalizar.... y ahora que estoy lesionada no se como canalizar mis sentimientos, mi vida diaria, mis pesnamientos, mi sufrir, mi felicidad....

Hay que verle el lado positivo a todo.... y el mío es pensar de que tengo que darme un descanso...

Besotes

Ixquic* dijo...

Leí lo de tu lesión.... ya pasará y que bueno que lo tomés como un merecido desacanso..