Ir al contenido principal

El proceso de (re) conocerse en un espejo


Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase.
No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida. 
Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún bailar en público, fue como romper una pared imaginaria, pues los límites (y sobre todo los del cuerpo) una se los pone.
Ahora en mi rol de maestra, veo este mismo proceso una y otra vez: las alumnas llegan con camisas (casi camisones) y con caras de miedo. 

Pero el empoderamiento es contagiante y al observar a sus compañeras con los vientres expuestos, van de apoco ¡sacándose la camisa! Eso sí, cada quien va en su propio proceso y tiempo y eso depende de procesos personales de aceptación o no, o bien de gustos personales. La mayoría siempre comenta, que justamente esta danza les ha devuelto el poder sobre sus cuerpos, pues es casi un acto rebelde pararse frente a cualquiera, bailar, vibrar u ondular, aunque no se tenga el cuerpo ni joven, ni flaco, ni voluptuoso y más aún si hay cicatrices. Hacerlo en un mundo que exige lo contrario y en el que todas las discusiones suceden sobre "el cuerpo".
La niña de vientre jamás conoció eso, digo, que jamás conoció la pena. En mi caso pese a crecer en un salón de danza siempre fui penosa y siempre me rechacé, era como muy “pudorosa” hasta que me reconocí en un espejo. Hoy con más años acumulados, también he acumulado peso. Pero esos, son otros 20 pesos!!

Ojalá creciéramos liberadas de prejuicios propios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.

Yallah Habibi

Esta canciòn me gustó desde que la escuché, la canta Feruza Jumaniyozova y es la primera vez la veo en YouTube. Se la pongo a mi hija a quien le gustò también, y pues: a bailar..



La letra es esta:

Yalla Habibi, yalla yalla habibi, nechun bugun kozlaring zabunli?So'nma jonim men bormanku, bolma azal tunlarga asiriYalla Habibi, yalla yalla habibi, nechun bugun hayoling hazonliTOnma jonim, men bormanku, bolma azal tunlarga asiri

Osmondagi oyman, Dengizdagi gulman nasib etgan havasli muhabbating menmanHayajoning bolsa, hayolingda nelar? Sarson bolma, haqiqiy vafodoring menmanOmon omon yor bolgin omon yor, Menga keraksan sog va bahtli holda

Omon omon yor bolgin omon yor, Menga avzalsan meni sevgan holdaYalla Habibi, yalla yalla habibi, zor hayoting bolsin oh mazmunliSenga shunday yor bolayin, yonimda bol betakror toleyliOsmondagi oyman, Dengizdagi gulman nasib etgan havasli muhabbating menman

Hayajoning bilsa, hayolingda nelar? Sarson bolma, haqiqiy vafodoring menmanOmon omon yor bolgin omo…