Ir al contenido principal

Malas palabras, el amor, el sol, mis zapatos y mi kinder

tenía cuatro años cuando conocí el amor "fantasía", pero amor al fin y al cabo. Mi primer día en el kinder lo recuerdo porque fue un hecho bochornoso o más bien ese día conocí que existían "malas palabras" y las nalgadas. También entendí que los adultos eran complicados.

Sólo recuerdo que me llevaron a un kinder (jardín de niños y niñas) y yo no tenía ni idea de qué era eso. En la puerta me di cuenta que me separaría de mi mamá y me dejaría en manos de una mujer que se asemejaba a un espanto. Así que decidí no entrar, me agarré de unos barrotes de la puerta y ésa señora me jalaba las piernas, yo gritaba ¡auxilio! Mamá...mamá, maaaaaaaaaaaaaamaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

y ella se fue. así que lloré y lloré...hasta que ya me aburrí de llorar, me enojé. Y cuando el espanto se me acercó le grite Vieja puta! sí, puta. Puta, una palabra que me moría por usar pues la usaba mi papá de diversas maneras: contento, enojado, decepcionado, etc. Mil usos! y por fin tuve una oportunidad para hablar como él. Pero luego, supe que era una "mala palabra" cuando en casa, mi trasero pasó por las palmas de mi mamá y luego de mi papá.

ese día, aprendí que gritar puta, libera. Pero además, traía graves consecuencias. Asi que dije puta durante años en la clandestinidad.
*****

Amor, sí. En mi salón había un niño, Carlos B. Guapo ¡guapisímo! y desde que lo descubrí ir al kinder tenía sentido aunque no me pelara. Luego descubrí que era vecino y por eso pedía ir a comprar a una tienda...pues tal vez me lo encontraba. Fue mi amor platónico durante algunos años posteriores y fue un incentivo para ir a estudiar. Pero un día, tenía ganas de ir al baño....y pues, no aguanté. Fue tan bochornoso, llamaron a mi mamá y me tenían en cuarentena. A mi lo único que me afectaba era que Carlos B. se diera cuenta. Esa fue la primera vez que quise que la tierra me tragara. El amor duele y por amor cuanto se sufre. Así me enteré.

******

Sol? pues en la foto soy la niña del centro, la que parece que llora y casi ensaña los calzones. En mi colegio nos hacían una foto bajo el sol y como era de las mas peques siempre estaba en la primera fila. Pero a mi el sol me jode la vista, no puedo ver a una cámara bajo el sol. Así me inmortalicé cada año, con mi cara de pasa por culpa del sol.

*****

nací pie plano y mi mamá me mandaba al cole con unos botines ortopédicos . Me daba pena, especialmente con Carlos B. Era la niña con zapatos de varón (pensaba yo), ya me habían inmortalizado feya en la foto, ya había pasado por un bochornoso episodio biológico, mi entrada al kinder fue muy "publica" y esos zapatos.... guacala! pero hoy doy gracias, pues el arco de los pies ha sido una buena base para bailar.

Eso es lo que recuerdo del Kinder. Mi mamá siempre me restregaba los bochornos que se extendieron hasta mis quince años. Yo le digo, que algunas personas nos gusta la vida intensa y así buscamos "ser": gritando puta, amándolos a ellos, aturrando la cara por un brillante sol y usando los zapatos mas horribles... para luego decir: ¡aquí llegue yo!

ja!






Comentarios

Victor ha dicho que…
Ese último párrafo, lo de vivir la vida intensa, me recuerda a mí. Lo malo es que la tristeza se vive intensa también y así da dolor de alma. Pero igual se vive y se abraza más fuerte así.

Y eso, te mando un abrazo y todo mi aprecio.

Victor
Anónimo ha dicho que…
¡Hola! Nada que ver con el post pero aquí va una sugerencia de música.
http://www.youtube.com/watch?v=KFPe8PhYCfQ

¿Qué me dices, eh?

Saludos. M Lear
Ixquic* ha dicho que…
pues te digo que MUCHISISMAS GRACIAS, estaba buscando una fusuión árabesca, africana y latina para bailar este miercoles...y me cayó al pelo.

esta edición de discografía me gusta, tengo la Gipsy y ya monté un burlesque con eso, es genial. Esta no la conocía.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …