miércoles, 4 de marzo de 2009

Volver...

Uno siempre vuelve al amor. Ahora que me recupero, necesito volver al amor que se mueve, a la danza. Mi bebé duerme en paz, parece el agua pasiva y pura. Si le tiro un beso y ella se moverá, mejor la dejo con sus sueños.

Me vuelvo a mi cama, me miro al espejo y veo a una mujer que recién llega de un paseo feo, de una pesadilla, de lidiar con hormigas que muerden --en el fondo Nina Simone ayuda al desvelo--. Añoro las alas, el vuelo limpio.

Las flores huelen bien, me han llegado muchas y ellas --¡así de todos colores!-- se han puesto a jugar conmigo y a leerme poemas. Mi hija no lo cree, pero yo le aseguro que es así.

las hormigas se van.

2 comentarios:

Naida dijo...

Pues a volar de nuevo... y que lo leamos...

Besos

Anónimo dijo...

Guapa y fuerte como siempre
xyz