Ir al contenido principal

felizmente fría

Porque duerme sola el agua amanece tan fría...

Matilde Elena López


***

Hoy mi hija se fue a casa de su papá, feliz.
Y acá quedo yo, triste.
bueno, feliz porque ella es feliz. Digamos, felizmente fría.

Comentarios

Aldebarán ha dicho que…
La distancia es buena, siempre y cuando no se prolongue demasiado en el tiempo. Ya volverán a estar juntas, ambas más relajadas y descansadas

saludos
El-Visitador ha dicho que…
Mirá, yo no sé si es porque sos un alma inocente o si lo hacés adrede, pero te cuento que con frecuencia ponés unas cosas que solamente muy caritativamente puede interpretarse de forma candorosa.

Por ejemplo: el verso con que titulás en realidad es castellano, del medievo, y no de nuestra connacional poetisa, y forma parte del componente cultural popular precursor de las "bombas" nuestras, esto es, tiene una clara procedencia (y sentido) de cortejo.

Ergo, a duras penas puede el verso referirse a soledad filial, sino a *otro tipo* de soledad.


Refs.:
http://unalbornozllenodenotas.blogspot.com/2007/05/me-gustan-estos-versos.html

http://www.materialesdelengua.org/LITERATURA/PROPUESTAS_LECTURA/POESIA_MEDIEVAL/antologia.htm

http://www.lenguayliteratura.net/index.php?option=com_content&task=view&id=46&Itemid=60

http://www.hispanismo.org/showthread.php?t=238
Ixquic* ha dicho que…
Visitador,

En este blog No eres bienvenido, no te publicaré nada. leé en silencio, como un metido más, pero no te invito a comentar.

No me importa lo que penses de mí, no me importa lo que un hombre que no me conoce, piense de mí. Si fuese así, este blog no existiría.

Con el tiempo una entiende que algunos suelen interpretar a las mujeres desde sus malicias propias. ¿eso me debe detener, limitar, determinar? Si vos crees que adrede yo estoy diciendo x o y cosa, jodete. veo esa tarea te ocupa. Mi vida, mis vivencias las proceso yo.

Si te gusta balconear, hacelo en silencio. Yo respeto el silencio.

Yo requiero de silencio, de tu silencio.

*-*

Aunque me he sentido muy ofendida por vos, paso a otra cosa ¡mariposa!

El verso. Me he sorprendido y no salgo del asombro. Te cuento: esta frase se publicó en un periódico --hace unos 15 años quizá-- un amigo la recortó y la tiene en medio de un libro (impresa en el papel del peiódico) y allí se firma con el nombre de Matilde.

A mi me gustó mucho desde que la leí y la tengo apuntada en cada agenda, de cada uno de estos años transcurridos...incluído el 2008.

Hace unos meses fui a la oficina de mi amigo y la volví a ver y leer, con asombro por lo conservado del recorte. Gracias a eso, es que la tenía en la cabeza y anoche la colgué de nuevo.

Jamás me di la tarea de buscarla en internet, por la fiel creencia de estos años en su autoría. Nunca se me ocurrió dudar.

Revisé los enlaces y no me queda duda. Ahora seré yo quien sorprenda a mi amigo con este mito.

Luego,
Me quedé leyendo la poesía medieval y me ha encantado...mucho más que la frase en cuestión. Es curioso el camino en el que una linda poesía lo sorprende a uno, tanto que al final, sólo me dieron ganas de llorar.

hasta nunca en este blog. Así me siento resarcida

un saludo



Si a vos un blog no te gusta, no lo leás...yo ni me entero.

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …