domingo, 23 de noviembre de 2008

No soporto la peluca

Llevo algún tiempo dejándome crecer el pelo mas de lo "normal". Siempre lo usé algo largo por la danza contemporánea pues el cabello permite hacer caracterizaciones de personajes. Tuve una maestra que se moría cada vez que alguna bailarina se cortaba el pelo, Una bailarina y actriz --querida amiga mía-- se lo cortó al ras y asi llegó a las clases de danza. Nunca me voy a olvidar de la reacción de la profesora.

Lo curioso es que esta maestra la vi hace unos días en el Teatro Nacional y llevaba el pelo corto!

en fin...

En otra época me hice de una manía: cada vez que cortaba con un novio yo misma --por terapia-- me cortaba las puntas, y al sentir la cabeza más ligera, el alma también se me suspendía. Así aprendí a cortármelo yo misma y por eso jamás voy a un salón de belleza. Ahora me lo recorto, aunque no esté cortando relaciones con nadie.

Ahora con el aprendizaje del bellydance, he dejado pasar a mi cabellera más allá de donde no había pasado antes. En esta danza hay muchos movimientos de cabeza que implican el movimiento del cabello también. Me gusta.

Pero ya comienza a fastidiarme pues he tenido necesidad de meter tijera --por terapia-- y me tenido que reprimir, me cuesta que se seque por la mañana y con el viento parezco el "rey león" o Medusa.

De todas formas...ya le toca tijera, un centímetro estará bien para mi ansiedad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo UN centimetro por favor!!!

Ixquic* dijo...

si, un cm no más.

eso ya es terapia!

Soy Salvadoreño dijo...

Bonito el pelo largo! Bien bonito.

Saludos Ix.