domingo, 12 de octubre de 2008

frágil


El año a ido corriendo, y yo a su lado. Por ratos le he pedido que me cargue y así lo ha hecho, le he abrazado y acariciado porque creo que --como medida de tiempo que es-- está cercano a la vida. Pero días atrás hice una segunda pausa, porque físicamente me puse mal.

Detesto ir al médico y soportar sus razonados regaños y aceptar que debo someterme a sus esquemas o seguiré mal. He bajado 16 lbrs en algunos meses y tengo un régimen alimenticio que equivale a vivir de aire. Amo los carbohidratos y los tengo prohibidícimos ¿de dónde carajo saco energías?

tengo que ceder, por mi niña y por mí.

Lo b ueno de enfermarse es la recepción de cariñitos de la princesa, los que han abundado. Quienes tienen hijos sabrán que no hay cosa más bella en el mundo que el amor que los hijos te manifiestan. Lo malo de enfermarse es que tuveque dejar de hacer danza contemporánea en la UES, de hecho, me quedé fuera de los montajes que presentarán la próxima semana.

Y con la danza árabe si he seguido porque cuando la práctico me siento muy bien, físicamente.

La vida es muy corta, no se la puede uno pasar muy jodido siempre. Una necesita paz, en el alma, en el entorno y en el organismo. Ahora estoy en guerra, odio las bacterias que me tienen enferma y espero exterminarlas.



1 comentario:

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Estar enferma esta cabron, es dificil, pero tambien es un proceso en el que se puede aprender cosas de una misma, es una reflexion personal, el cuerpo tiene su propio lengueje, necesita descanzo, en un viaje personal al propio lado oscuro, de cual a la larga se sale con una buena leccion, sigue las recomendaciones del medico, descanza, y hechale ganas.