sábado, 26 de julio de 2008

Rumbo a 11

El cuarto grado me ha resultado pesado. La falta de tiempo --o el tiempo invertido en otras cosas-- me pasa la factura. A veces pienso que siendo una mamá soltera no debería tener más actividad que el trabajo y la maternidad. Lo pienso en realidad ahora, pues antes, ella era muy independiente con excelentes resultados. Le enseñé a no depender de una mamá que trabaja (como yo!!!!) o dejar para la noche la resolución de cosas más complejas: maquetas, peraciones, investigaciones .
Pero este año, el estudio pasó a un segundo plano....hasta el rechazo. Y aunque le dedico a mi hija los fines de semana en los que revisamos estudios, tareas etc. he impuesto castigos y casi me he tirado del techo de la casa (producto de varias histerias). Y los resultados de mal en peor.
A estas alturas ya tengo encendida la señal de alerta y he tenido que emprender cambios en mí, en mi forma de tratarla, vigilarla y convivir. Se que el exceso de todo será malo, no puedo creer en el 100% de cosas que me dice y que ahora es cuando la frase "hechos y no palabras" cobra significado en ambas.
Una de las cosas que debo hacer es dejar la danza de lado --un tantito--, porque si se trata de priorizar la chipiturria (mi hija) está primero. Aquí no hay tales que abuelas o tías ayuden. ni modo.
Por otra parte, he notado su crecimiento. Compañeros de trabajo me molestan porque dicen que parecemos hermanas...bueno, ella lo quisiera a veces así. Aunque sigue siendo tan niña como siempre, chistosa y agradable. No es porque saliera de mi vientre pero me cae súper bien... es una niña con la que la conversación puede lograrse, muy maternal y protectora..no la cambio a ella, sólo le ayudaré a pasar este "adolescer..." la vida hasta que sea una joven con carácter.
ja!

No hay comentarios: