Ir al contenido principal

Ovucito y mis "quince años rosa"

Ovucito, te llevo adentro de mi por un tiempo indeterminado y jamás te daré a luz. Iniciamos un nuevo ciclo, a ver si no te me pones impertinente como Pedro y para que veas que te quiero, te voy a contar una historia.
*.*
Mi madre me llevó en su panza y me crió y ahora en esas ando, y mi hija --si así lo decide-- tendrá su momento y sus ovucitos para eso.
Hoy, ella (mi hija) me recordó que no me olvide de su deseo de celebrar su fiesta de quince años; me lo dice con una sonrisa mal intencionada, pues sabe perfectamente lo que eso significa en mi familia. Me mira fijamente, hasta que logra sacarme una carcajada, producto del recuerdo y entonces sentencia:
ah! mamá, vos si que has sido "especial".
Pues si, cierto. Si mi madre tuviese la oportunidad de dar un testimonio en televisión para que el país se entere y sentirse desagraviada, seguro que lo contara. Omitiré detalles, pero es algo que en mi entorno, se recuerda, como un chiste de familia.
Yo tenía catorce años, y una adolescencia muyyyyyyyyy, pero muy difícil. Me acababan de expulsar del colegio jesuita de San Salvador (tres avisos y pa` fuera). Mi mamá estaba desquisiada conmigo y yo desarrollaba un carácter fuerte. Pero a ella le obsesionaba una cosa: celebrarme una fiesta con eso de los quince. Lo hablaba, lo soñaba. Se lo decía a medio mundo. Desde luego que yo no quería nada de eso.
Para mí las fiestas siempre han sido una pérdida de tiempo, esas rosadas eran las peores. Aunque el Vals me gusta, en una celebración como esa, me parecía patética. No me imaginaba en esas y pensaba que nadie en el mundo debía obligarme a ponerme un vestido, hacer fiesta, bailar con un menso y todas esas cosas.
A pesar que fui siempre clara al decir "no quiero", "no lo haré", mi mamá compró vestido, zapatos, decoraciones, tarjetas, recuerdos, álbunes decorados, reservó fechas, etc. Fue tanto así, que comenzamos a tener problemas entre mi NO y su SI.
Una semana antes, tuve que hablar con mi papá y él me apoyó. Cuando cumplí 15 años fuimos a misa con la familia. En mi casa, mis amigos cercanos cenaron conmigo. Pero mi querida mamá estaba desconsolada. Tuvo que quedarse con todo: cancelando cosas, avisando a sus amigos, etc.
No sé cuanto gastó, pero no era ese el punto y nunca le pregunté porqué la obsesión. A veces creo que no me ha perdonado el episodio, de hecho si se lo contó a mi hija y ésta ha captado el sentimiento de la abuela, es porque se trató de algo que dejó huella.
El vestido aún existe, supongo que las tarjetas también. Mis hermanos, cada año lo cuentan a algún desconocido (con los chistes aquí omitidos) y mi hija, espera de corazón sus quince años. Lo hace con un objetivo: reivindicar a su madre y a su abuela. Dice que ella le quiere dar a su abuela un buen momento.
Por mi parte, siempre he pensado que en la vida no hay como ser uno mismo a pesar del costo. Siempre pensé que a nadie se le puede obligar ha hacer cosas que no desea. Pero ahora que soy mamá y que veo como es la personalidad de mi hija, entendí que hay forma de ver este asunto.
Cuando uno ama, hace cosas por complacer a otro. Mi mamá no tuvo una fiesta a sus quince, y ella siempre se esmeró conmigo. Lo que he bailado es por ella, además es quien hace mis trajes, decora mís bastones, caderines. Me va a ver en cada lugar en el que bailo. Claro, ya el centro no soy yo. Ahora la proyección de su esfuerzo es mi hija, ambas son la una para la otra. Tanto así que hasta los roles hemos perdido: soy yo la abuela (la que trata de tener cordura) y ellas un par de chiquillas que .....me sacan de mis casillas!
Cuando tenía 15, Ixbá era --en parte-- un ovucito lleno de sorpresas y que ni imaginaba tener. Al siguiente año, ah pues terminé privada de libertad, madrugando cada día para rezar en "angeluz" en un internado con mojas llamado "Colegio Bethania". ¡sin palabras! la cosa quedó más que purgada. (Ahora, soy yo la mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Dejar de bailar?

¿Has pensado –por algún arranque, por saturación de actividades o falta de tiempo, por hastío o demotivación personal —dejar de bailar? ¡No lo hagas!, al cabo de un tiempo la extrañarás y te arrepentirás. Mi madre me llevó a un salón de danza a los 4 años y la asumí sin cuestionar, pero tomé la decisión de dejarla a los 13 o 14 años; aunque fue más un acto de convencimiento pleno y rebelde, lo lamenté muchísimo y me devolví. Desde ese acto consiente de amor por el movimiento no me han importado las circunstancias, es una actividad tan vital como respirar. He conocido a personas que se inscriben a las clases y manifiestan que la danza las llena o la ven como una gran pasión, publican todos los pensamientos virales sobre la danza en sus muros… y de pronto se retiran, especialmente, cuando no ven en ella una forma de dedicar su vida (vivir de y no vivir para). Esta es una decisión personal y respetable pues cada quien sabe lo mejor para sí. Pero también se, que cuando una ama la danza, nun…

Bellydance: entre lo puro y la creatividad

La Danza es considerada patrimonio “inmaterial” cultural de la humanidad, por la UNESCO, así las danzas originarias y folclóricas se van rescatando. En las danzas árabes (nótese el plural, pues en el mundo árabe actual hay al menos 22 países y nada es parejo) también existe una gran variedad de danzas folclóricas (muy distintas de las expresiones populares), que fueron estudiadas y adaptadas (nótese lo de adaptadas) para el “gran escenario” por Mahmoud Reda, con el apoyo del presidente panarabista Nasser. No obstante, como toda expresión humana es evolutiva. El bellydance, tal como lo ejecutamos hoy no es una danza folclórica, es una adaptación de ellas llevadas al espectáculo. Su desarrollo (en la contemporaneidad) se dio en Egipto, al final de la etapa colonial y pos colonial, pues esa danza era el atractivo para los foráneos europeos de esos países. Por esta razón, sufrió muchas influencias y transformaciones, mismas que no han parado hasta estos días. Aunque hay muchas característi…

El proceso de (re) conocerse en un espejo

Hasta hace 11 años más o menos—para mi— la indumentaria para bailar eran los leotardos, pues es con lo que se hace danza contemporánea o ballet. Cuando decidí tomar clases de bellydance para a convivir con mi hija, fue un choque cambiarlos por tops o camisas cortas que dejaran al descubierto el abdomen. De hecho, los primeros 6 meses usé leotardos, pues no había forma de que YO me los quitara, así como los calentadores en mis tobillos. Era un lunar en esa clase. No sé cuándo ni cómo fue, pero un día ya no usé más mis leotardos y enterizos. Aprendí a ver mi cuerpo desde otra perspectiva y gracias a los movimientos de cadera y las ondulaciones recapacité que no tendría otro chiste que mostrar el abdomen, aun cuando por detalle, había estrías producto de la concepción y nacimiento del amor de mi vida.  Entonces, pensé: me pela, no hay como bailar con el vientre al descubierto, me encantaba verme en el espejo (más que un acto narcisista creo que fue un momento de auto aceptación) y más aún …