sábado, 28 de junio de 2008

Mejorando...


A principios de 2007 me metí a bailar danza oriental y pensé: vaaa unos meses y me salgo. No es lo mío. El atractivo era, estar cerca de mi chiquitina. Pero la danza me encantó y me quedé en ella y ella en mí.
Fue en marzo de 2007 que me atreví a bailar con ella en un show por primera vez y descubrí que no era fácil la relación entre ambas en este plano. En cada presentación peleábamos, no nos hablábamos, yo me amargaba y ella también. A veces hasta con lágrimas....y todo por bailar. Llegué a pensar que era el stres pre baile o que ella no me quería en ese ambiente. Fue así que a veces optaba por no bailar, que bailara sólo ella.
Anoche bailamos y pasamos un buen rato, con besitos, abrazos y buen ánimo. ¡increíble la alegría que experimenté! Veníamos a casa cuando nos acordamos de ese detalle: ya no peleamos. y entonces nos comenzamos a recordar de las peleas y a reírnos de esa actitud nuestra. Lo más chistoso es que sacamos una foto de la primera vez que bailamos y en la que quedamos retratadas PELEANDO! yo de negro y caderín aqua al fondo y ella anaranjado. Peleamos por la esquina de la que cada cual saldría a escena. No hubo un minuto esa noche que no discutiéramos.
Que bien que eso ya no es así. Somos compañeras de baile, pero ante todo el amor y el respeto en la posición que cada cual tiene.

2 comentarios:

Aldebarán dijo...

Esas manos en las caderas indican que estabas en "modo regaño"

ji ji ji

;-)

Ixquic* dijo...

ja ja ja