Ir al contenido principal

Vida: no hay vuelta atrás


Hace más de un año le hice esta foto, cuando nos comenzábamos a encantar con la danza árabe, ése es su primer traje, con el que dormía. Ya no le queda. Ella ha ido cambiando tanto en lo externo como en lo interno. Se que me ama, no se si tanto como yo. Pero a veces me tira al suelo el entusiasmo y yo se lo derrumbo también.
Yo nunca fui una buena estudiante en primaria, para mí la vida era bailar: subirme a un bus con mi mamá, ir a la escuela de danza, ir a Gimnasia. A veces sortear balaceras y quemas de buses, apagones y dar gracias por llegar a la casa. Pero en el colegio eran puras quejas. Cambié radicalmente hasta entrar en el bachillerato, cuando mi existencia ansiosa deboraba todo libro que llegara y me metía a colaborarle a algún partidillo en sus convenciones, elecciones internas y cosas así. Entonces creía que debía estudiar para aportar y de ahí el amor por el Derecho y la Política.
Mi hija, simplemente, se me parece. No le hace sentido estudiar, sólo bailar y jugar. La maestra dice que es muy distraída y que le asombra que sin copiar clases pasa las materias principales. Pero eso no sucede con otras materias a las que ella les resta importancia: escritura, inglés, ortografía.
Me he pasado este año buscándole modo: mano dura, mano amiga, sin manos, doble manazo, mano invisible, mano peluda, las manitas, manda-manada ¡y nada!
En estos días tuvimos un disgusto por eso, y creo que las dos terminamos sintiéndonos mal. No la puedo obligar a razonar. Pero alguna capacidad para distinguir su conducta tiene y la muestra fue hoy. Cuando llegué a la casa, había estudiado para un laboratorio de mañana y así lo constaté.
Me la paso corriendo, de lunes a viernes con una rutina de trabajo y danza. Los sábados colaborando en la UES, a veces calificando tesis, presentaciones, oficios del hogar, blog/blog. y en medio ella.
El domingo es nuestro. Y vamos a aprovechar ese tiempo mejor. La vida es así, no hay vuelta atrás y la felicidad comienza en casa. Con esta niña he comenzado un dilema propio de su proceso de crecimiento, a lidiar con eso ¡carajo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La canción del mar

Hoy en la revista dominical de La Prensa Gráfica se publica una edición especial de la nueva obra de la escritora Claudia Hernández, que se llama La Canción del Mar. Después de leer las mismas noticias de siempre, esto me compuso el corazón que ha andado desbaratado en estos días. Curiosamente, me moría por irme hoy a la playa, por ser mi último recurso de abstracción y alejarme de muchas cosas. Quería ver el mar, sentarme allí frente a él, bañarme los pensamientos y tenderlos al sol, después regresar.

No pude ir porque tengo muchas cosas que hacer, sin embargo esta lectura tuvo su efecto. Pensé que esta edición también estaría completa en internet, pero no. Lástima. Luego buscaré el libro, definitivamente, vale la pena.

Otra cosa que celebro es que las cosas se den de esta forma, es decir, que una escritora tan buena haga su trabajo y con calidad, para orgullo nuestro. Y luego, sea un periódico quién nos lo traslade (día domingo sin tanto apuro) y que eso haga que yo salga a buscar el…

My baby shot me down

“Es necesario, que el público sepa quien manchó esa ropa, y que la diosa de nuestros códigos recoja, horrorizada, la venda; se ciña nuevamente los ojos y alce muy alto su balanza.Entonces veremos de qué lado se inclina.....”(Carlos Dárdano)
Intro.

Este post lo publiqué hace doce años y surgió porque en esa época trabajaba en la UCA y dedicaba horas a husmear en la biblioteca (era un vicio) y con un compañero dimos “sin querer queriendo” con una publicación de un siglo atrás. Era una publicación personal pagada a la imprenta DUTRIZ HNos. y era una historia sobre un caso legal.
Mas que mi curiosidad jurídica, luego de litigar casos en defensa de los derechos de las mujeres, tuve la intuición que debía leer esa publicación. No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran realidades aún vigentes, pero este libro revelaba algo más: la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Doña Petrona se me pegó en la memoria y por eso …

Regalos para mi hija

Salí ahí no más de las fronteras y mi hija me dijo: "traeme algo por favor". Me llamó al celular para recordar y e dijo que quería un caderín árabe ... ¿? Le aclaré que eso no se vende así..por ahí. Entonces me dijo "vaya pues, una artesanía traeme, pero traeme algo".

Entonces le compré estas estelas femeninas (mayas), una está pariendo y la otra amamantando.

Estaba ansiosa cuando las entregué, las miró y me dijo que gracias, pero definitivamente yo soy una mamá muy rara. Nos miramos serias y no dio un ataque de risa, me dijo que de verdad estoy loca. Le impresiona la que está pariendo. Y luego ya en serio, le decía como hay en todo un culto a la fertilidad y a la maternidad, danza árabe incluida.

Que bueno que seamos mujeres y nos encontremos con estas estelas.